Comunicacion al día

El poder sanador de los cuentos

Ronald Díaz V.
Primera Plana

Jueves 5 de Enero, 2017

Lorenzo Antonio Hernández Pallares es  psicólogo y psicoterapeuta con más de 30 años de experiencia en Psicoterapia Clínica y Psicopedagogía.

Lleva más de dos décadas enfocado en el estudio del aprovechamiento de las cualidades sanadoras de nuestros cuentos tradicionales.
Hernández acuñó el término “Cuentoterapia” para referirse a “una forma única de profundizar en el mapa de los cuentos” y que integra diferentes corrientes de la psicología, la antropología, la sabiduría popular y el arte de sanar a través del inconsciente.

Hernández visitó el país en julio del año pasado para impartir un taller sobre esta disciplina. La capacitación se realizó en el Colegio de Periodistas en colaboración con la Unidad de Promoción de la Salud de la Oficina de Bienestar y Salud de la Universidad de Costa Rica

A partir de su visita se gestó la siguiente entrevista con Primera Plana.

¿Cuál es su definición personal de cuento?

Los cuentos son una obra de arte fruto del pensamiento simbólico a través de las que las generaciones pasadas dejaron guías para la solución de los problemas del ser humano.

Por ello forman parte del patrimonio inmanente de la humanidad y en ellos están los mapas de los conflictos humanos y de cómo salir de ellos, o encontrar los tesoros que nos harán ricos y nos permitirán ser felices. Son auténticos mapas del tesoro y ese tesoro es nuestro propio crecimiento personal.

Los cuentos son la forma en que nuestros antepasados, con una gran intuición y sabiduría, descubrieron que se podía hablar a nuestro niño interior — Lorenzo Antonio Hernández Pallares
¿Qué papel juegan en los cuentos la imagen y el simbolismo?

A lo largo del transcurso del cuento se plantean una serie de nudos o situaciones problemáticas que el héroe o protagonista,  (con el que los niños y niñas se identifican) a través de una serie de acciones y transformaciones, terminará por solucionar.

Como nos dice G.K. Chesterton. “Los cuentos de hadas son ciertos, no porque nos hablen de que existen dragones, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”. 

Entonces, lo realmente importante es que estos cuentos presentan, de manera simple y comprensible para el niño, todas las dificultades que se va a ir encontrado en su proceso de maduración y el cómo solucionarlas: la lucha por la propia identidad, la superación  de sus miedos, los celos con sus hermanos, las manipulaciones afectivas; entre otras.

Usted habla de una relación entre el cuento y nuestro “niño interno”.

Los cuentos son la forma en que nuestros antepasados, con una gran intuición y sabiduría, descubrieron que se podía hablar a nuestro niño interior, ya que le habla en su propio lenguaje: el de los símbolos.

Cada cuento es entonces una concatenación de símbolos que llegan directamente al inconsciente y son captados por el niño interno.

Nuestro niño interno es la parte que aun vive en nosotros del niño mágico simbólico que surgió durante lo que en las escuelas Piagetianas llamaron etapa del pensamiento preoperacional, y que el propio Piaget llamo etapa mágico-simbólica del pensamiento.

¿Qué es y cómo funciona la cuentoterapia?

Un cuento no puede leerse de una forma racional ni ideológica, si no simbólica.
La Cuentoterapia es una disciplina que une los conocimientos de múltiples ramas del saber, enseñándonos el potencial sanador de los cuentos y dándonos recursos para intervenir en los procesos psíquicos con esta herramienta.

La cuentoterapia, siendo un legado del inconsciente colectivo, nos aporta nuevas perspectivas para la toma de conciencia en torno a lo que es cada cuento, para que nos sirve, y cómo lo podemos utilizar en nuestra tarea terapéutica y sanadora.

Por medio de ella iremos cogiendo algún cuentos y los desarmaremos y los destriparemos con el cariño de un viejo relojero, para conocer como funcionan y qué nos aportan. Es pues un tipo de sabiduría que engloba el conocimiento técnico y el artístico.

Para trabajar la cuentoterapia hemos de asumir el rol del artesano e imbuirnos en los propios arquetipos de sanación: Mago, Hada, Rey o Reina, espíritus de la naturaleza, animales parlantes, genios y objetos de poder, etc.

Veremos así que son un regalo de nuestros antepasados. Un tesoro escondido a los ojos de todos de la forma más sabia: que es disfrazándolos como “algo inocuo”, o  “cosas para los niños”.

Hemos visto adaptaciones modernas de cuentos en donde las princesas no necesitan ser rescatadas por príncipes, o ellas asumen el papel que la narrativa clásica le asignaba de forma exclusiva a los varones. ¿Qué hacer con los cuentos en estos casos?

Desgraciadamente las personas que hacen estas interpretaciones de racismo o machismo, se están quedando en la superficie del cuento y no están yendo a lo profundo.

Están leyendo el cuento literalmente, pero un cuento, que es una composición concatenada de símbolos, no puede leerse de una forma racional ni ideológica, si no simbólica.

No podemos hacer interpretaciones simplistas de cosas que pertenecen al mundo de lo arquetípico. Que aparezcan reyes y reinas no quiere decir que los cuentos estén a favor de la monarquía... si no de reinar uno en su propia vida y en su propio interior.

 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario
Fecha: 2017-02-03
Es valioso el aporte , nos hace caer en cuenta que casi todos ,conocemos al menos un cuento con el que nos hemos identificado y eso da la clave de lo que dentro de cada uno y que es realmente lo que cada uno debe elaborar o Re Crear en condiciones más adecuadas, positivas y que generen bienestar.
Comentado por: Maria Victoria