Viernes 22 de Marzo, 2019
Comunicacion al día

Prueba maestra

Lunes 12 de Mayo, 2014

Aquellas situaciones en donde está presente la tragedia humana requieren de un tratamiento especial en donde el periodista informe, pero a la vez cumpla con ciertos lineamientos éticos que acerquen a las personas a la realidad de lo sucedido, sin vulnerar los derechos de las víctimas de estas tragedias.

Sobre este tema, la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) elaboró recientemente una guía de recomendaciones éticas para el tratamiento periodístico de las catástrofes.

Como es sabido, en situaciones trágicas son los medios de comunicación, con sus informaciones, los que canalizan el impacto emocional colectivo que estos hechos originan.

Las nuevas tecnologías han facilitado la difusión de estas informaciones y aquí emergen también las redes sociales que permiten incluso a los ciudadanos difundir imágenes e información, aunque no siempre de manera veraz y correcta.

La responsabilidad a la hora de comunicar sobre catástrofes y tragedias es tan grande como la dimensión de lo que se reporta y un primer y esencial compromiso del periodista, señala el informe, es con la verdad.

A continuación las recomendaciones emanadas del informe, el cual puede verse completo en el siguiente enlace:

1.- Dada su contundente veracidad, la información no debe desfigurarse.

2.- Es necesario respetar en todo caso la separación entre información y opinión.

La independencia y separación entre lo informativo y lo valorativo debe ser muy explícita en el ámbito audiovisual.

3.- El cuidado del lenguaje utilizado puede aportar serenidad en las situaciones convulsas que nacen de las catástrofes.

4.- Ha de cuidarse muy especialmente cuanto concierne a la información u opinión sobre las víctimas, familiares y allegados. El respeto a su dignidad así lo exige.

5.- Ha de prestarse especial atención al recurso a imágenes de las víctimas y evitar su posterior utilización de modo reiterativo. De manera muy especial este criterio resulta de aplicación en aquellos casos en los que las propias víctimas así lo solicitan.

6.- La protección de la juventud y de la infancia es principio general de aplicación rigurosa en las situaciones catastróficas.

 

7.- La discriminación en razón de color, raza, sexo, religión o ideología, siempre repudiable lo es más cuando afecta a quienes sufren una catástrofe.

8.- Ha de mantenerse la presunción de inocencia como principio general.

9.- No resulta conforme a la ética profesional la utilización de estas situaciones como medio para aumentar el número de lectores o las audiencias, sin perjuicio de atender a la mayor demanda de noticias. 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario