Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.13583.79
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Contorno


PARTE II, HISTORIA DEL COLPER. Atentado de La Penca y la Sentencia de la CIDH, hechos que marcaron la década de los 80

Tatiana Gutiérrez Wachong | Martes 17 de Septiembre, 2019

El Colegio de Periodistas continuó durante la década de 1979 a 1989 uniendo esfuerzos para consolidar el Fondo de Mutualidad, cobrar en forma eficiente el timbre y mantener las finanzas sanas. Sin embargo, el hecho que marcó esa década fue, sin duda alguna, el atentado de La Penca, el cual cobró la vida de tres trabajadores de medios de comunicación.

Una recopilación de datos realizada por la periodista Rita Castro, en el marco del 35 Aniversario, evidencia que el 30 de mayo de 1984 quedó grabado en la retina del país.

“Ese día, un grupo de periodistas, en su mayoría costarricenses, fueron víctimas del acto terrorista de La Penca, el cual fue perpetrado en una improvisada conferencia de prensa convocada por el comandante Edén Pastora Gómez con motivo del conflicto guerrillero que vivía Nicaragua”, narra.

Según el documental “Onda Expansiva”, un primo de Pastora llamó a los directores de medios para invitarlos a la actividad.

El 30 de mayo partieron de San José los comunicadores Jorge Quirós Piedra, Evelio Sequeira Jiménez, William Céspedes Chavarría, Roberto Cruz Sandoval, Edgar Fonseca Monge, José Rodolfo Ibarra Bogarín, Arturo Masís Zapata, Nelson Raúl Murillo Murillo, Miguel Ángel Sánchez Castro, Edgar Ulate Cruz, Juan Carlos Ulate Moya, Carlos Vargas Gené, José Antonio Venegas Cordero, Linda Frazier, Tony Avirgan, Joaquín Da Silva, Gilberto Lopes de Castro, Reid Miller, Susan Morgan, Fernando Prado González y Peter Torbiönsson.

Al llegar a La Penca, los reporteros comenzaron a hacerle preguntas a Pastora, fue por ello que se montó una improvisada rueda de prensa y unos 10 minutos después, estalló una bomba, la cual iba dirigida a Pastora y cegó la vida de Frazier del Tico Times, Quirós y Sequeira, camarógrafo y asistente de Notiseis respectivamente, así como de cuatro guerrilleros.

Pese a intentos de desestimar el caso, éste no prescribirá nunca porque en 2011 fue declarado “crimen de lesa humanidad”, es decir, un asesinato perpetuado con conocimiento de causa contra una población civil (periodistas).

 

Opinión de la Corte Interamericana

Otro hecho relevante y que marcó esta época es la opinión consultiva, que realizó el Gobierno de Costa Rica ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dadas las dudas sobre la obligatoriedad de de los periodistas a la colegiatura, no solamente en Costa Rica, sino en todo el continente americano. 

“Llama la atención que, según el escrito, el Estado de Costa Rica asumió la consulta como propia, dado que la SIP no tenía legitimación para hacerla, a pesar de que adversaba el criterio de esa sociedad de medios de comunicación y, a la vez, compartía la sentencia de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos”, explica María Elena Rodríguez, en su libro.

La Corte declaró que “la colegiación obligatoria de los periodistas en cuanto impida el acceso de cualquier persona al uso pleno de los medios de comunicación social como vehículo para expresarse o para transmitir información, es incompatible con el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Además, “que la Ley 4420 del 22 de setiembre de 1969, Ley Orgánica del Colegio de Periodistas de Costa Rica, en cuanto impide que ciertas personas el pertenecer al Colegio de Periodistas y por consiguiente, el uso pleno de los medios de comunicación social como vehículo para expresarse y transmitir información, es incompatible con el artículo 13 de la Convención Americana de los Derechos Humanos”. 

 

Otros hechos

Ni el atentado de La Penca, ni la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechois humanos, impidieron que el Colegio de Periodistas siguiera creciendo en la parte administrativa.

Se dieron algunos cambios importantes, por ejemplo, en el plano cultural se rescató la idea sobre el montaje de un Museo de la Comunicación Social, con el auspicio del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes.  

“Este proyecto tuvo sus antecedentes en 1989, ocasión en que se habló sobre la puesta en práctica, el propulsor fue Carlos Longhi, según consta en el libro “Historia del Colegio de Periodistas de Costa Rica, de la autora María Elena Rodríguez Molina.

También se hizo una serie de reformas al Estatuto del Fondo de Mutualidad y autorizó en 1982 se gestionara un préstamo para el proyecto de la finca, su financiación y desarrollo, según consta en el Acta #48 de la Junta Directiva.

En el libro de Rodríguez Molina también se evidencia que el Fondo asumió los costos de la administración de la “Finca de los Periodistas”, puesto que decidió, en junio de 1988, condonar la deuda de esta propiedad por concepto de administración, mantenimiento y producción.

Los principales acontecimientos del Colegio de Periodistas durante la década de 1989 a 1999 serán dados a conocer mañana, en la siguiente entrega de la historia del Colper. 

 

 

++++++++++

 

Jimen Chan Soto: Modernización del proceso electoral

 

Por: George Rodríguez Oteiza

 

Aunque duró un solo período, la presidencia del Colper ejercida por Jimen Chan dio inicio, entre otras acciones, a dos procesos que se destacan en la historia del colegio: la modernización del proceso de elección de juntas directivas, y la construcción de la finca.

En el primer caso, durante su mandato, fue aprobado el Código Electoral de la entidad, lo que se constituyó en la primera piedra de la construcción del proceso de sufragio que ha culminado en la votación electrónica.

Inicialmente, “había que asistir a una asamblea, y, en la asamblea, se hacían los nombramientos, y esas asambleas eran muy tumultuosas, y se prolongaban hasta altas horas de la noche -la madrugada-, precisamente, porque cada vez fuimos siendo más”, comenzó a relatar.

A raíz de la aprobación del código, “se estableció un tipo de elección que habilitaba un día completo para votar, de tal forma que la asamblea era la culminación del proceso, en el cual, simplemente, se contabilizaban los votos, y se notificaba, a los asambleístas, el resultado”, etapa en la cual, el día de la elección se desplazaba urnas móviles, a los centros de trabajo de los periodistas, para facilitarles el ejercicio del sufragio, agregó.

El sistema electoral fue perfeccionándose, “hasta que llegamos, ahorita, al voto electrónico”, lo que permite, a los afiliados, votar mediante una computador ubicada en cualquier lugar, “incluso, ahora, desde sus teléfonos”, precisó.

Por otra parte, el hecho de que es contador, sumado a sus dos períodos como tesorero del Colper, le permitió el proceso de creación de la finca.

En su condición de responsable de las finanzas de la entidad, logró, mediante un minucioso ahorro, acumular los fondos necesario para la compra, en 1983, de lo que describe como “un charral”, donde, al año siguiente, en el ejercicio de la presidencia, impulsó la construcción de la infraestructura inicial del centro recreativo del gremio.

“Hicimos las primeras obras -que fue abrir el camino, para entrar, porque era un camino rural, vehículos era muy difícil que transitaran-”, además de que “se construyó una cancha de futbol”, así como un anfiteatro para la realización de actividades culturales, espacio que, posteriormente, y a solicitud de los afiliados, se convirtió en la piscina de la finca.

Habiendo iniciado su labor en el Colper aproximadamente una década antes de desempeñarse como tesorero, entre otras iniciativas, Chan promovió, durante la presidencia de Rodrigo Carazo, y para contrarrestar la crisis de ese momento, un mecanismo de abastecimiento alimentario para los afiliados.

“A mí me correspondió instalar lo que le llamamos un minimercado”, con el propósito de “hacer que los colegas tuvieran la posibilidad de adquirir sus comestible, sin tener que sufrir un montón de problemas”, explicó.

Chan recuerda que, “en broma, los compañeros le pusieron ‘la pulpería del chino’”.

 

 

++++++++++

 

Heriberto Valverde Castro: Dos épocas muy distintas

 

Por George Rodríguez Oteiza

 

Los conflictos armados centroamericanos –El Salvador, Guatemala, Nicaragua-, resultantes de la Guerra Fría, marcaron el primero de los cuatro períodos (1986, 2006, 2007, 2008) durante los cuales Heriberto Valverde se desempeñó como presidente del Colper.

Su primera o presidencia también coincidió con el inicio del primero de los dos mandatos presidenciales (1986-1990, 2006-2010) de Oscar Arias –lo que se repitió en su segundo período al frente del colegio, aunque en un contexto diferente-.

En 1986, “estábamos, primero, en plena Guerra Fría, eran tiempos difíciles, en Centroamérica”, cuando “mucho del periodismo tenía que ver con esos conflictos centroamericanos (…) era el primer año de la presidencia de don Oscar Arias, toda su campaña por la paz, etcétera”.

A ello se sumó, en el ámbito nacional, la aceptación, por parte de la Corte Suprema de Justicia costarricense, del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que desestimó la obligatoriedad de la colegiación en el campo periodístico.

Al respecto, Valverde señaló que, “en mi primera gestión se hizo un esfuerzo especial por acercar a los periodistas empíricos y a los profesionales, pues aún había cierto recelo entre ellos a pesar de ser todos miembros de la institución”, y expresó que “los logros fueron importantes”.

Dos décadas después, el panorama fue otro, diametralmente opuesto, lo que permitió, al reelegido presidente del Colper, enfocar la atención en temas específicamente vinculados con el periodismo, tales como el fortalecimiento de la calidad profesional, y el apoyo a los medios regionales, alternativos, a nivel nacional.

En el primer caso, se intensificó el vínculo con las escuelas de periodismo, al tiempo que se promovió el apoyo del Colper, a los periodistas, en diferentes aspectos de su desarrollo profesional.

Además, “algo muy importante, en ese período, fue el trabajo con los medios regionales”, señaló Valverde, para agregar que “creamos el Sello de Garantía, con el que buscábamos, precisamente, eso: ayudar y consolidar los medios regionales, que venían trabajando, desde hacía mucho tiempo, pero, muy a la deriva, sin mucho apoyo institucional”.

Se trató de “un programa muy, muy visionario, porque, ya, para entonces (…) nosotros estábamos entendiendo que los medios grandes, tradicionales, iban cayendo (…) y que, eso, le abría espacio a los medios pequeños, a los medios alternativos”, explicó, respecto al programa que describió como “muy, muy exitoso”.

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario