Miércoles 17 de Octubre, 2018
Contorno

Violencia, burocracia y censura carcomen las bases de la libertad de prensa en América Latina

Eduardo A. Bolaños Vargas *
Jueves 3 de Mayo, 2018
Comunicadores asesinados, medios censurados, y acusaciones de gobiernos que entorpecen por la vía burocrática el accionar de la prensa, son denuncias que se están a la luz del día en el panorama latinoamericano.
 
Las noticias de las muertes de periodistas, estudiantes de cine, miembros de prensa de distintas empresas periodísticas han teñido de luto los noticieros, en medios de conflictos a lo interno de los países. Pero también han salido a la luz denuncias de organismos como Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que alertan sobre tramas administrativos que limitan, de una u otra forma, el accionar libre de los comunicadores.
 
Estas amenazas a la libertad de expresión preocupan a directores de medios de comunicación, que han analizado con Primera Plana estas problemáticas, bajo el enfoque de lo que sucede en la región latinoamericana, y en especial en Costa Rica.
 
Creciente amenaza
 
EL 14 de abril la SIP presentó un informe que fue elaborado con la participación de 72 medios de comunicación latinoamericanos miembros de esta entidad internacional, alertando y condenando distintos tipos de amenazas contra la libertad de expresión, incluyendo el tema de acoso digital y la violencia que ha concluido con la muerte de muchos comunicadores.
 
También RSF presentó un documento denominado Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, en el que desnuda un incremento de los “sentimientos de odio hacia los periodistas y hostilidad hacia los medios de comunicación alentada por ciertos dirigentes políticos y regímenes autoritarios”. 
 
El estudio destacó que, a nivel mundial, cada vez más jefes de Estado, que han sido elegidos por la vía democrática, ven a la prensa como un adversario. “Estas manifestaciones de odio contra los periodistas constituyen una de las peores amenazas para las democracias… Cuestionar hoy la legitimidad del periodismo es jugar con fuego”, alertó Christophe Deloire, secretario general de RSF.
 
Para esta entidad, la violencia y la impunidad que se vive en Centroamérica permiten que reine el miedo y la autocensura. Menciona también los casos de México, donde en el 2017 fueron ultimados 11 periodistas, Venezuela y los excesos del régimen autoritario de Nicolás Maduro y Estados Unidos que ha perdido dos lugares en la clasificación por su aversión a la prensa.
 
Silvia Ulloa, directora del diario digital CRHoy aseguró a Primera Plana que “Sin duda la amenaza a la libertad de prensa es constante y creciente en América Latina. México, Venezuela, Honduras... y aquí en Costa Rica también la vivimos”.
 
Ulloa agregó que otros gobiernos han intentado, de forma solapada, limitar la libertad de prensa y recordó el caso de la “Ley Mordaza” en nuestro país, así como la ley de control de prensa en Ecuador, que permitía al gobernante amenazar a los periodistas con cárcel si no se publicaban noticias favorables al gobierno.
 
Por su parte Armando González, director del diario La Nación indicó que no podría asegurar que la amenaza a la prensa sea creciente, pero que sí son muchas décadas de presiones sobre la libertad de prensa, lo que lo convierte en una situación grave.
 
El periodista Paul Ulloa Sandí, productor periodístico de NC Once y Repretel indicó que “lo sucedido en Nicaragua recientemente es el mejor ejemplo de que ahora más que nunca, la libertad de prensa es uno de los pilares democráticos que más están buscando desestabilizar quienes, de forma irresponsable, ostentan el poder. Un gobierno que saca del aire noticieros por considerarlos opositores es la peor afrenta a la libertad de prensa”. 
 
Costa Rica y la acción administrativa
 
Iary Gómez, presidenta del Grupo Extra, denunció ante la SIP, que también el gobierno de Costa Rica ha hecho múltiples intentos por censurar la prensa e impedir la difusión de la verdad. Esto debido, principalmente al caso de corrupción pública conocido como “El Cementazo” y las amenazas a la prensa proferidas por algunos políticos en las recién pasadas elecciones presidenciales.
 
“Publicaciones de Diario Extra y el medio digital CRHoy durante dos años, provocaron allanamientos en despachos de congresistas, el despido de un magistrado de la Corte Suprema de Justicia y la vinculación del presidente, Luis Guillermo Solís, lo que generó episodios de censura previa y posteriores amenazas contra los directores de esos medios y los periodistas a cargo de las investigaciones. En el caso del Diario Extra las amenazas constan ante las autoridades judiciales, luego de que el empresario del cemento chino mandara a perseguir, amedrentar y fotografiar a los equipos periodísticos que estaban investigando”, indicó el informe presentado por Gómez ante la SIP.
 
Silvia Ulloa, explicó que en el país se ha implementado ahora la costumbre de canalizar todo por medio de un periodista o relacionista público lo que provoca que se limitan el acceso directo a la fuente en perjuicio de la labor periodística. “En algunos casos, las entidades estatales y hasta las empresas privadas usan la pauta publicitaria como herramienta para torcer brazos y callar a medios. Hemos visto funcionarios que se niegan a recibir o a hablar con ciertos medios y esa es una forma de censura previa. Todo eso dificulta la labor y limita el acceso a la información”, agregó.
 
Armando González comentó que a su parecer en Costa Rica se vive un régimen amplio de libertad de prensa, que también ha tenido altibajos por los ataques contra los medios en el curso de las campañas políticas y las reacciones “destempladas” de algunos políticos, así como el llamado a cancelar suscripciones de medios de comunicación, o bien las acciones de una institución bancaria estatal manipulando la pauta publicitaria para premiar o castigar medios, según aseguró el director de La Nación.
 
Acerca de las amenazas hacia la prensa González mencionó: “La única que yo veo existente en el país es una Ley de Delitos Contra el Honor que todavía admite perfeccionamiento. Pero creo que tenemos un régimen muy amplio de libertad de expresión. En Costa Rica yo creo que realmente hay tensiones con el poder, como es natural que las haya, pero no creo que podamos hablar que esté amenazada la libertad de expresión”.
 
Paul Ulloa argumentó que hay limitaciones importantes en el flujo de información confiable al que tienen acceso los periodistas: “Muchas veces los datos son ocultados en una maraña de trámites burocráticos que impiden el libre acceso a información sustancial para realizar un periodismo responsable. Pongo por ejemplo instituciones de asistencia social que no actualizan información o no consideran necesario subir esa información a sus páginas de internet y sus jerarcas salen a la prensa “inflando” números y programas”.
 
Para el productor periodístico de Repretel, cuando el periodista no puede cotejar la información se convierte al jerarca en la única fuente, lo convierte en un personaje con poder importante y manejo de información clave que no puede ser corroborada de manera independiente, teniendo así que confiar en los datos brindados.
 
Alzar la voz por los comunicadores asesinados
 

Recientemente el mundo de la comunicación ha sufrido la muerte de tres personas del equipo de prensa del diario El Comercio en Ecuador, la periodista Karla Turcios en El Salvador, el periodista Ángel Gahona en Nicaragua y tres estudiantes de cine en México. Además RSF contabiliza, en lo que va del 2018, 14 periodistas y 2 colaboradores fallecidos, así como 178 periodistas y 15 colaboradores encarcelados.
 
“Es lamentable lo que ocurre en otros países y por eso los periodistas costarricenses debemos alzar la voz, luchar por la independencia de los medios y denunciar. Los medios no pueden responder a intereses políticos ni particulares. no debemos perder el norte: nuestra misión es informar a la gente y denunciar”, enfatizó la directora de CR Hoy.
 
Armando González alertó también acerca de la represión a la libertad en países latinoamericanos: “En Venezuela sabemos lo que está pasando, en la barbarie de Nicaragua que hemos visto estos días, incluso con el asesinato de un colega; en México, donde no es el Estado el que reprime la libertad de expresión, pero se encargan de hacerlo los grupos de narcotraficantes, el crimen organizado, una situación similar a la que tenía Colombia, donde además entraba el elemento cuasi político de las FARC y los paramilitares”, explicó.
 
Sobre el mismo tema, Paul Ulloa agregó que en el caso de México la muerte de los reporteros obedece al manejo de la información sobre el control de los carteles del narcotráfico, y constituye un riesgo al que se exponen los periodistas por informar sobre el narco y son vistos por entidades gubernamentales como daños colaterales de la lucha entre bandas.
 
“Lo segundo, lo que ha venido sucediendo en otros países de Latinoamérica, donde el periodista es asesinado por la cobertura de manifestaciones o hechos que van en contra de los gobiernos de turno. Recientemente, el caso de un reportero nicaragüense que fue asesinado mientras trasmitía las protestas en Nicaragua. O lo que está sucediendo en Venezuela, donde en la manifestación los periodistas son tratados como enemigos y algunos fueron encarcelados y torturados antes de morir… Está además el caso de los periodistas ecuatorianos asesinados por una facción rebelde de las FARC, que no respetó en ningún momento esa posibilidad de dejarlos con vida”, detalló el director de Noticias Repretel.
 
Ulloa Sandí concluyó que en todos los casos las muertes de los comunicadores son lamentables. Sostuvo que la mejor manera de evitar la violencia contra la prensa es que los periodistas se unan para respaldar los medios y crear consciencia de respetar la libertad de expresión.
 
Análisis y denuncia
 
El fortalecimiento de los procesos democráticos va de la mano con una prensa libre, independiente y con capacidad de denuncia, acordaron los comunicadores, siendo esta un baluarte de la ciudadanía a nivel de la región y en particular de Costa Rica.
 
Es así como Silvia Ulloa concluyó que la denuncia es quizás el arma más poderosa que tenemos los periodistas, convencida de que los medios deben fortalecerse y apoyarse mutuamente. Por su parte Armando González recalcó el perfeccionamiento de la legislación así como la regulación de la pauta publicitaria estatal para que no se convierta en un medio de presión. Recordó la posibilidad de acudir a la Sala Cuarta como medio eficaz para acceder a la información y recordó la importancia de que los funcionarios de gobierno tengan la cultura de entregar información que sea de interés público, en especial con el presidente electo Carlos Alvarado, que es periodista de profesión.
 
Finalmente, Paul Ulloa rescató que en la región la población debe exigir instituciones garantes de la libertad popular, fortaleciendo los procesos democráticos.
 
“En democracias maduras como la nuestra, es hora de pensar en un cambio legal a otro nivel. Es hora de fijarnos por ejemplo en lo que hizo Estados Unidos en su carta magna hace más de 200 años. ¿Por qué no pensar que Costa Rica tiene la suficiente capacidad para que la libertad de prensa esté plasmada correctamente en su Constitución Política? Que los periodistas tengan una protección constitucional de lo que se dice de forma correcta, de sus fuentes, como corresponde en un estado de derecho, que tengan derechos y obligaciones para con la Nación y para los costarricenses. Este sería un gran avance, ya que además traería un cambio en la educación y en la preparación en esta materia en las generaciones futuras. Esto sería un ejemplo al mundo de una democracia madura, libre y sin temor”, concluyó Ulloa Sandí.
 
Actualización: Iary Gómez Quesada, presidenta de Grupo Extra, quien fuera previamente consultada por Primera Plana, nos compartió sus respuestas acerca de los temas expuestos en la presente publicación:
 
"Claro que si estamos viviendo muchas amenazas y muertes como las que hemos podido observar en los países latinoamericanos como lo último del periodista de Nicaragua cuando, por solo grabar lo que iba haciendo la policía, se vuelven y le disparan. O el equipo de una redacción de un medio ecuatoriano cuando son amarrados y fusilados en Colombia.
 
(En Costa Rica) Se limita de muchas formas amenazas a periodistas o dueños de medios para que o se siga con una información. Otra forma es la usual solapada que se ha practicado aquí por décadas que es quitarle la pauta al medio. También existen otras como la compra del periodista través de dádivas la cual debe ser indagada por el medio ya que esto distorsiona la información y hace complejo el trabajo en redacciones.
 
Muy lamentable esos decesos pero tenemos que seguir adelante y no amedrentarnos como hacen otros para evitarse los roces. Sé que es difícil pero cuando estudiamos periodismo sabemos a lo que vamos. Sí es cierto cada día se ve más matanza de comunicadores pero gracias a Dios y a nuestro sistema judicial aún en Costa Rica podemos reportear sin temor.
 
Es muy problemático poder proponer algo regionalmente pero si se pudiera seria sensacional ya que evitaríamos todas estas muertes. Que sucede en otros países es que en diversos lugares como México, Venezuela los poderes no están permitiendo el libre trabajo y divulgación de los aconteceres nacionales por lo que dificulta mucho el trabajo y también que la corrupción ha tocado ya los altos poderes en muchos de estos países.
 
Para Costa Rica la forma de evitar llegar a esto es que las personas que laboran en empresas privadas o en cargos públicos acepten las críticas o manifestaciones que agremiados sienten que se están violentando y por eso acuden anónimamente a los medios o visiblemente para dar a conocer algo que anda mal en su lugar de trabajo. Yo en Costa Rica no cambiaría las leyes ni hacen falta más para proteger la libertad de prensa y de expresión. Lo que sí le pido a nuestra nueva Asamblea Legislativa es velar para que no pasen proyectos que atentan contra la misma libertad".

 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario