Martes 22 de Enero, 2019
Contracara

Demandas trascendentales en los medios de comunicación

Alexander Alpizar Quirós *
Viernes 13 de Julio, 2018

En Costa Rica las demandas hacia los medios de comunicación suelen ser comúnes, sin embargo hay algunos casos relevantes que han dejado huella con el paso de los años.

Para el abogado Luis Sáenz, en Costa Rica las demandas de Daniel Oduver Quirós, hacia el Director de La Nación en 1966, y de Juan Diego Castro en 1998, fueron las más trascendentales, ya que marcaron la jurisprudencia en Costa Rica.

Alejandro Delgado Faith, abogado y presidente del Instituto Prensa y Libertad de Expresión (Iplex), considera que el caso de Juan Diego Castro fue el más sonado por la desproporción en la condena y no por el caso en sí mismo.

“Aquí la discusión de fondo es si la sede penal, es decir, el derecho más sansionatorio dentro de un sistema jurídico es la vía para resolver estas discusiones, y ahí hay todo un tema. Algunas personas sostienen que la sede penal no debería ser el espacio para conocer de errores o faltas en el ejercicio de la profesión”, argumentó Delgado Faith.

La demanda realizada por Daniel Oduber Quirós se origina porque el Director de la Nación, había permitido la difusión y manipulación de información acerca de la presunta relación del Partido Liberación Nacional (PLN) con la ideología  comunista. El demandante logró el periódico La Nación fuera condenado por injurias.

Por su parte, la demanda dirigida por Juan Diego Castro hacia tres periodistas de La Nación, se da por injurias y calumnias, donde la decisión final fue condenar al periódico solidariamente en la acción civil que Castro había fijado en 20 millones de colones, además de haberse obligado al medio de comunicación en darle las primeras 10 páginas al demandante para que hiciera su descargo.

Si bien es cierto que estas dos demandas son trascendentales en la historia del periodismo nacional, porque es más común que los medios de comunicación obtenga veerdictos a su favor, pareciera que no impactó lo suficiente en el ejercicio del periodismo, pues algunos comunicadores siguen cometiendo las mismas faltas.

Para Sáenz, el periodismo tiene como función, entre otros objetivos, contar lo que  algunos no quieren que las personas sepan, además de cuestionar a los que tienen el poder, sin embargo, existen medios que cruzan esa delgada línea entre lo que se debe informar y lo que no y todavía se siguen dando prácticas irresponsables por parte de los periodistas.

“Aquí el tema de fondo es la inobservancia y los medios de comunicación no están informando. Cuando usted sustenta la información en una sola fuente, no se está cumpliendo con los parámetros y estándares que requiere la investigación”, comentó Sáenz.

El presidente del Iplex, a los medios se les exige una exactitud y presición que es propia de los tribunales de justicia, no de los medios de comunicación. Para él, se debe cambiar la manera en que se califican, comenzando por invertir la carga de la prueba, ya que en el periodismo los papeles se invierten y son los periodistas quienes deben probar si es veráz lo que se publicó o no. 

“Se promovió un proyecto de ley que pretendía cambiar esta normativa y ajustartarla a los estándares internacionales. Yo creo que hay una tarea pendiente como país y que tenemos que modificar”, dijo Delgado Faith.


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario