Miércoles 14 de Noviembre, 2018
Contracara

El periodismo en tiempos modernos

Lunes 20 de Agosto, 2018

Desde las mímicas, gritos, pinturas rupestres, jeroglíficos, hasta los manuscritos, son algunos de los ejemplos que demuestran que la comunicación existe desde nuestros ancestros como medio para expresar distintos sentimientos, necesidades y sus registros en la historia, un proceso evolutivo que comparte información.

El panorama no es muy distinto con el ejercicio del periodismo ya que desde su auge en el siglo XVII con los diarios, ha tenido una serie de cambios y adaptaciones conforme se expande los avances tecnológicos como la televisión, la radio y ahora el internet.

Gran parte de la población costarricense posee un teléfono inteligente los cuales desplazan la manera tradicional en la comunicación, por lo que implica nuevos cambios periodísticos a la hora de difundir información.

Las distintas aplicaciones para celular, correos electrónicos y redes sociales, son clave para el periodismo moderno que se destaca por la inmediatez de llevar noticias breves, de última hora o en tiempo real, pero, ¿qué tan distinto es este tipo de periodismo con el habitual?

Para el periodista y abogado del Ministerio de Seguridad Pública y director de las carreras de Relaciones Públicas y Periodismo en la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA), Carlos Hidalgo, este tipo de periodismo que se apoya del internet no atenta a la profesión mientras se respeten los principios básicos como el equilibrio en la información (fairness).

“El periodismo sigue siendo uno solo. Lo que existe en la actualidad es una tendencia moderna al ejercicio del periodismo que implica usar el ciberespacio para investigar, producir y, sobre todo, difundir contenidos periodísticos”, mencionó Hidalgo.

En nuestra sociedad el ciberespacio obtiene un impacto importantísimo en la tendencia moderna ya que se aprovecha para generar contenidos nacionales e internacionales, propicia un tráfico de información que circula rápido y llega al público de manera  inmediata.

Sin embargo, algunos periodistas o medios de comunicación caen en el pecado –o seducción de los espacios digitales- en publicar noticias sin ser comprobadas, que carecen de valor informativo y ética periodística. 

“Siempre debe respetarse la verdad, estar abierto a la investigación de los hechos, perseguir la objetividad aunque es inaccesible, contrarrestar  los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas, diferenciar con claridad entre información y opinión, enfrentar, cuando existan las versiones sobre un hecho, respeto a la presunción de inocencia y rectificación de las informaciones erróneas”, añadió el abogado.

De acuerdo con el productor audiovisual en Grupo Nación y periodista Ronald Vargas, lo que se puede diferenciar el nuevo periodismo con el tradicional, es que la era de la digitalización le permite al público buscar la información deseada y publicar lo que quiera con libertad.

“Se debe escoger entre todas las herramientas las mejores para comunicar lo que queremos. Es importante que notemos que todas esas herramientas también sub-segmentan los públicos y le dan un poder de decisión importante a cada quien de consumir lo que desee en cuanto a material informativo”, comentó Vargas.

Decadencia en el periodismo moderno

Existen quienes no se sienten completamente satisfechos con los avances de la tecnología y más bien consideran que el periodismo costarricense está sumergido en un abismo de inmediatez y ventas antes que el profesionalismo y credibilidad.

El periodista y escritor Carlos Morales, considera que, a pesar de que los nuevos medios cibernéticos son ágiles, “también tienen la ligereza, la desconfianza y la volatilidad propia de su soporte y por ende contribuyen a pulverizar la cultura y también los cerebros”, acotó.

“La Internet ha venido a aumentar la velocidad y la facilidad de la comunicación, sobre todo entre los que están lejos, pero no su profundidad y, al contrario, está completamente invadida por todos los ignaros que posean un teléfono celular (…), lo que da una idea de los irresponsables contenidos que circulan por las redes” agregó Morales.  

Por su parte el periodista y director de Radio Santa Clara, Luis Diego Soto López, su atención se centra en que las nuevas generaciones y algunos medios, se preocupan más en publicar primero y vender su noticia antes que el profesionalismo de un comunicador.

Para Soto, el mayor desafío con la aparición del periodismo moderno, es la objetividad, puesto que “con la digitalización se ha dado mucho el efecto de desinformación o distorsión de los hechos. Además, la noticia no es contada con claridad o profesionalismo”, añadió.

Si bien es cierto, la tecnología y el internet llegaron para quedarse y sus avances no se detienen. Al ser herramientas modernas para difundir información, está en auge, pero depende de qué tanto los profesionales en comunicación y público en general desee promover comunicados de la calidad que define el periodismo.


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario