Jueves 21 de Febrero, 2019
Criterium

El futuro de la televisión (primera parte)

Alfredo Sánchez Montero

Jueves 17 de Enero, 2019

El 20 de Julio de 1969 un total de 70 millones de estadounidenses sintonizaron sus televisores para observar a Neil Armstrong ser el primer ser humano en pisar la superficie de la luna. En ese momento, esta transmisión atrajo una audiencia histórica superior al 93 por ciento de los televidentes en los Estados Unidos.

Durante la década de los 60s en los Estados Unidos, las tres principales cadenas de televisión: ABC, CBS y NBC promediaban una audiencia cerca de 50 millones de televidentes durante en sus programas nacionales de noticias a las 6 de la tarde.

Cinco décadas después, el panorama es diferente.  Según Nielsen, la compañía que mide la teleaudiencia en los Estados Unidos, el promedio de personas que observaron noticias en vivo a las 6:00 pm entre el 2016 y el 2017 se redujo a 23 millones, un 4% menos que en el 2015.  La erosión de televidentes es un claro ejemplo del problema básico que enfrentan hoy las cadenas tradicionales de televisión en los Estados Unidos: la proliferación de opciones para el televidente.

Según un estudio publicado por el periódico USA Today, tan solo en el mes de octubre del 2018, el porcentaje de personas entre los 18 y 34 años que observan televisión se precipito un 15 por ciento y un 34 por ciento desde el 2014.

Peter Katsingris, Vicepresidente de Audiencias de Nielsen dijo recientemente que las actuales generaciones de usuarios han nacido con más opciones para entretenerse en la punta de sus dedos. Mas opciones para los consumidores significa menos tiempo frente a un televisor. Inclusive, el concepto de “observa televisión” ya no conlleva hoy la misma dinámica que hace 20 años.

El Centro de Investigaciones PEW basado en Washington D.C., realizó un estudio en el 2016 donde encontró que solamente un 50% de las personas adultas en ese país recibieron las noticias por medio de un noticiero de televisión. Más aun, el estudio también reveló que cerca de dos tercios de los estadounidenses adultos se informaron ocasionalmente por medio de las redes sociales.

A pesar de que la televisión continúa siendo la principal fuente de información para la mayoría de las personas en los Estados Unidos; el crecimiento de las redes sociales como medio para informarse de la actualidad no se puede ignorar.

Tres puntos sobresalen a la hora de intentar determinar una posible causa a este cambio de comportamiento. Primero, existe una fuerte relación entre la edad de la audiencia y el uso que le dan a la televisión.  Varios estudios revelan que las personas más jóvenes dependen menos de un televisor para obtener las noticias del día.  De hecho, el Centro de Investigaciones PEW estima que solo el 8% de las personas entre los 18 y 29 años en los Estados Unidos ven noticias por televisión.

Segundo, las personas en general se sienten saturadas por la cantidad noticieros. En el 2017 los noticieros locales en las principales ciudades americanas perdieron entre un 7% y un 15% de televidentes.  En término de ganancias financieras, las televisoras locales siguen una dinámica cíclica en termino de elecciones políticas. En el 2017, un año sin elecciones, el dinero generado por la venta de anuncios a nivel local alcanzo los 17.400 millones de dólares; un 13% menos que en el 2016.

Finalmente, la tecnología y en especial el Internet ha reducido el poder que el pasado poseían las televisoras no solo para dictar el tipo de programación sino también imponer el horario en que ese material estaba disponible.

Esta nueva tecnología permite al televidente de hoy escoger el medio, el lugar y sobre todo el momento en que desea observar televisión. Los noticieros simplemente han sido víctimas secundarias de esta nueva conducta.

Para oscurecer todavía más este panorama, los noticieros nacionales de ABC, CBS y NBC están perdiendo la batalla por televidentes con las cadenas de noticias por cable como CNN, FOX News y MSNBC, que en general, aumentaron su audiencia en un 16% entre las 6:00pm y las 7:00pm.

 

La llegada de la internet

El Internet se convirtió en un medio de comunicación masivo en los Estados Unidos en los inicios de los 90s cuando las computadoras personales llegaron a la mayoría de los hogares. Al mismo tiempo, el Congreso Federal eliminó las principales trabas para que empresas de cable y telefonía pudieran ingresar a la industria del suministro de servicios de internet.

En la última década, la Internet se ha transformado en un elemento básico para cualquier tipo de negocio. El mundo del entrenamiento y las noticias deben de adoptar esta nueva tecnología o pondrán en riesgo sus ganancias como empresa y eventualmente su subsistencia como medio de comunicación.

Tomemos como ejemplo a la popular comediante estadounidense Amy Schumer. El 30 de abril del 2013, Schumer lanzo su programa de televisión llamado “Inside Amy Shummer”.

El programa producido por la cadena televisiva Comedy Central permitió a los usuarios el acceso gratuito en las redes sociales de sus primeros siete episodios. En YouTube alcanzó un total de 27 millones de personas, 4,5 millones de personas observaron el programa en Facebook, 1,3 millones en Hulu y 4,2 millones en Snapchat.

Solamente 1,4 millones de personas observaron los programas cuando salieron al aire en el canal de Comedy Central.

Este ejemplo muestra que, con la llegada del Internet, los medios de comunicación tradicionales se han visto forzados a cambiar y adaptar la forma en que proveen su contenido. De la noche a la mañana periódicos, estaciones de radio y televisión se han encontrado en una misma plataforma digital en una batalla campal por los mismos consumidores.

En términos de acceso a la información, el internet democratizó la audiencia. Una persona, por medio de su teléfono inteligente o su computadora personal tiene acceso a un sinnúmero de fuentes de información.  El origen de esa información ya sea un canal de televisión o un periódico, no representa mayor diferencia para el usuario. Por ejemplo, un periodista que labora en el New York Times y otro periodista que trabaja para una estación local de televisión en Brownsville, Texas ofrecen su contenido a la misma persona que ingresa a internet en Atlanta, Georgia.

El poder de las redes sociales para alcanzar cambios de conducta ha seducido a muchos medios de comunicación. Las principales cadenas televisivas esperan que la internet los ayude a captar a esas nuevas generaciones de televidentes que hasta el momento han mostrado poco interés en mantenerse informados.

En medio de esta fase de adaptación, el renombrado periódico New York Times ha experimentado un comienzo alentador al ofrecer su versión digital a cambio de una anualidad.

Según datos publicados por el mismo periódico en febrero de este año; el 60% de sus suscriptores, aproximadamente 2,6 millones de personas, reciben su publicación de forma digital. En términos generales, los suscriptores exclusivamente digitales del New York Times generaron 340 millones de dólares para ese periódico en el 2017.

Sin embargo, la mayoría de los periódicos han recibido resultados mixtos. Su pecado original para los periódicos en muchas partes del mundo fue el ofrecer inicialmente de forma gratuita su contenido. Sus lectores no han recibido de buena forma el tener que pagar ahora el contenido que antes recibían gratis

Otro hábito poco recomendado de la mayoría de las estaciones de televisión, radio y periódicos es optar por ofrecer su contenido de forma gratuita especialmente en redes sociales como Facebook, Twitter, e Instagram.

Esta práctica tiene dos problemas básicos; primero no genera ganancias para estos medios y segundo, el contenido que colocan en estas redes sociales ya no les pertenece.

 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario