Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 572.43579.66
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Libertad de expresión, oficio y profesión, son cosas muy distintas

Ana Cecilia Espinach Bermúdez   | Miércoles 21 de Agosto, 2019

La Sala IV vuelve a ratificar el error garrafal cometido también por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 1985, al decir que todo aquel que escribe, habla y recibe salario, puede ser Periodista. Esto lo fundamentaron en que toda persona tiene el derecho a la libertad de expresión y según ellos, es suficiente para poder ejercer el Periodismo. Qué equivocados están.

Entre profesión y oficio hay un hilo muy delgado que ambos organismos confundieron, lesionando profundamente el EJERCICIO PROFESIONAL DEL PERIODISMO.

El OFICIO es una ocupación que se ejerce a cambio de una retribución económica mientras que PROFESIÓN implica además de ser un oficio, una serie de conocimientos especializados, formación profesional (capacitación educativa de diferente nivel entre ellas la universitaria con su respectiva titulación), control sobre el contenido del trabajo y de organización propia mediante colegios profesionales, sindicatos o gremios, además de normas legales y éticas que incluyen el espíritu vocacional y el servicio a la comunidad.

NO SEÑORES, NO TODA PERSONA QUE HABLA, ESCRIBE Y RECIBE UN SALARIO POR ELLO, ES UN PERIODISTA; NO LO SON. Y los incluyo a ustedes señores abogados, que bien podrían abogarse la condición de periodistas según su fallo. ¡Qué horror!

¡Este dictamen prácticamente justifica que todos en este mundo son periodistas! ¿Qué les parece? Como profesional en periodismo, no me puedo callar.

Los periodistas ejercemos una serie de procedimientos y herramientas aprendidos no solo en una carrera universitaria por más de cinco años sino también por diferentes capacitaciones para la especialización de temas, investigación y manejo del idioma, con el fin de brindar un buen uso de la información que debe estar fundamentada en normas legales y éticas exigidas para una buena comunicación. Por supuesto que todo esto está inmerso dentro del derecho de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, pero con LA GRAN DIFERENCIA de que quienes somos profesionales en Periodismo, ejercemos ese principio, con responsabilidad y compromiso hasta el punto de ser censurados y sancionados, cosa que el principio de la libertad de expresión lo prohíbe. (Otro asunto digno de análisis, porque a los periodistas cuando son llevados a los tribunales se les juzga como profesionales y no como individuos…).

Somos tan profesionales como los médicos, arquitectos, ingenieros, economistas, etc. Todos requerimos de una capacitación de alto nivel para ejercer correctamente nuestro oficio, pues de lo contrario, se caería en lo que se denomina INTRUSISMO PROFESIONAL (ejercicio ilegal de la profesión), que es el ejercicio de actividades profesionales por persona NO AUTORIZADA para ello y puede constituir un delito. Imagínense un médico no titulado ejerciendo como tal, o un arquitecto haciendo edificios sin preparación, o un ingeniero construyendo puentes sin ningún conocimiento… Lo mismo ocurre con el Periodismo, con gran peso en la formación de opinión en nuestra vida social.

Es interesante observar cómo en los últimos 20 años, se ha degradado tanto la comunicación e información, a tal punto de cometer barbaridades orales y escritas, mentiras, calumnias, difamaciones, lesiones al idioma, ofensas a granel hoy maximizadas con la aparición de las redes sociales sin control; todo esto proveniente de personas no capacitadas profesionalmente para investigar, hablar o escribir sobre determinados temas.

No señores de la Sala IV y de la CIDH, ejercer la libertad de expresión no es lo mismo QUE EJERCER EL PERIODISMO. No confundan la gordura con la hinchazón. Nuestra profesión vale mucho. No por una mala y conveniente interpretación de términos dentro del ámbito legal, podrán hacer desaparecer tan honrosa PROFESIÓN.

El camino es largo. Y aunque tengamos que recurrir a los “abogados” para una defensa legal, lo haremos, porque nosotros sí respetamos el valor de cada PROFESIÓN.

 

Agregar comentario

Comentarios