Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 577.13583.79
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Parte II: Defensa del periodismo titulado

Emma Lizano Tracy | Jueves 26 de Septiembre, 2019

La lucha por el periodismo profesional ha despertado ataques mordaces hacia los periodistas titulados, y revivido la discusión acerca de la obligatoriedad o no de la colegiación, si es o no necesario estudiar periodismo, o si cualquiera que habla, lee, escribe y oye puede llamase periodista, en fin, un sinnúmero de juicios, prejuicios, criterios y veredictos, que lejos de preocuparnos, nos ocupa y obliga a pensar y a trabajar en una redefinición del concepto “unión”, considerando que esta no puede existir sin la diversidad, porque la unidad no significa uniformidad, sino unicidad de propósito.

Revivir el propósito de la fundación del Colegio de Periodistas, unidos a todos los profesionales de la comunicación, es la tarea correspondiente para las próximas décadas, donde las herramientas para comunicarnos parecerán de ciencia ficción y los periodistas, relacionistas públicos, publicistas, diseñadores publicitarios y productores audiovisuales, tendrán que convertirse en profesionales multifuncionales, y será el título universitario el documento que garantice que obtuvo los valores deontológicos para desempeñar la profesión para la cual se preparó formalmente.

Si bien es cierto que cualquier persona tiene el derecho legítimo de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, también es cierto que los ciudadanos tienen el derecho a recibir información de profesionales titulados, sujetos al código de ética de este colegio y como lo ha argumentado en otras sentencias la sala constitucional, donde aseguran que:

“Es lo propio de los colegios profesionales luchar contra el ejercicio indebido y las competencias desleales, perfeccionar las condiciones de ejercicio profesional, promover la cooperación y ayuda entre sus miembros, la protección mutua y ejercer su competencia en las materias que suponen el control de la actividad de los miembros, que se debe reflejar en la actuación profesional seria, honrada y digna en beneficio de los particulares que utilizan los servicios, lo cual se manifiesta en el control del acceso a la profesión, la represión del intrusismo y la vigilancia, en general, del marco jurídico que regula la actividad”.

Dentro de este contexto, la educación superior tiene una alta responsabilidad con el desarrollo sostenible del periodismo, ya que son los encargados de preparar a los profesionales del presente y del futuro. Aunque algunos opinan que el título no es importante, si no las habilidades blandas y el desarrollo de las competencias, no se debe olvidar que las habilidades blandas dependen, en gran medida, de su paso por la universidad y de los retos que se superan durante este periodo formativo.

La inversión en el estudio de periodismo, relaciones públicas, publicidad, diseño gráfico y producción audiovisual constituye el pilar más robusto y eficaz para el desarrollo de los profesionales en comunicación, que impactará en el acceso a oportunidades laborales dignas y de calidad.

La educación superior, ese título que según la Sala Constitucional no se requiere para ejercer el periodismo, sin la menor duda aumenta las posibilidades a fuentes de empleo, y de opciones laborales mejor retribuidas y oportunidades de crecimiento, en comparación con quienes se llaman periodistas sin tener la formación adecuada.

La época del periodismo como oficio quedó en el siglo pasado, así como las y los vendedores y anfitrionas simpáticas, que se hacían llamar relacionistas públicos, estos ya no existen. Ahora estudian relaciones públicas para atender crisis de reputación, fortalecer identidad y desarrollar buenas relaciones con sus públicos de interés, entre muchas funciones.

En este difícil momento, en el que nuevamente golpean a los profesionales en periodismo, además de seguir actualizándonos, educándonos y trabajando apegados a la ética, es urgente mantener un espíritu de unión y no de división.

Mahatma Gandhi dijo que “la unidad, para ser real, debe de soportar la mayor de las tensiones sin romperse”.

Debemos entender que las diferencias honestas entre los puntos de vista y debate de confrontación respetuosa, no significan desunión, sino un proceso vital para la superación de obstáculos.

Con todo respeto solicito a las pasadas generaciones, que todavía forman parte de esta institución, que tengan un criterio de apertura a las nuevas ideas y proposiciones, para entender y aprender de los jóvenes comunicadores. Ellos y ellas están construyendo el futuro que requiere una nación para evolucionar, innovar y ser más competitivos.

Por otra parte, hago un vehemente llamado a las nuevas generaciones de profesionales para que comprendan y respeten a quienes crearon y han sostenido esta institución, personas de gran valía, que nos han transmitido los valores éticos en el desempeño de la profesión, la experiencia de su vida que es el mejor aprendizaje: su trabajo, su historia, su pasado, y en general la transmisión de estas realidades axiológicas.

Apelo a la solidaridad y cooperación para mantener y estimular el espíritu de unión de los comunicadores profesionales, para contribuir a perfeccionar el régimen democrático y defender la soberanía nacional, tal y como lo demanda nuestra ley orgánica.

No podemos separarnos por interés o dividirnos por propósito. Debemos de permanecer juntos hasta el final, porque unidos permanecemos de pie, pero divididos caeremos.

La mejor forma de predecir el futuro de nuestra profesión y del colegio, es construyéndolo juntos.

 

2da parte de las palabras de la presidenta de la junta directiva del Colegio de Periodistas de Costa Rica y Profesionales en Comunicación, con motivo de la celebración del cincuenta aniversario de esta institución.

 

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario