Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 565.08572.22
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Criterium


Sabia decisión

Luis E. Barahona Monge | Lunes 7 de Octubre, 2019

No lo podía creer.

 A mis 68 años de edad, era la primera vez que escuchaba que los intereses geopolíticos de dos grandes potencias mundiales ponían a Costa Rica en una dramática situación, de la que hoy 169 años después de aquella solicitud,  los costarricenses estaríamos lamentándonos.

Corrí hacia un espejo y traté de transformar mi cuerpo de acuerdo a lo que había escuchado y el resultado no me hizo gracia.

Comencé por cambiar mis 1,67 metros de altura por los 1,78 metros que es la estatura media de nativos de ese país.

Me vi sentado a la mesa con mi rubio pelo y mis ojos azules esperando un suculento desayuno basado en los huevos revueltos con beicon.

Tendría que decirle adiós a mi delicioso gallo pinto guanacasteco con tortillas palmeadas y la cuajada. En vez de ellos, un cereal para mezclar con el porridge que es típico de esa nación, preparado de leche (o agua) y copos de avena seria lo acostumbrado.

Y me veía frente a una taza de té y no ante mi  jarra del tradicional café de altura de la región de los santos o eventualmente tomando agua dulce.

Mi tradicional chonete lo tenía que cambiar por los tradicionales sombreros a la usanza de la danza Morris. En el olvido quedan el torito o el baile en cuadrilla de mi bello Limón.

Pero volví a la realidad, al impacto que produjo en mí las palabras del historiador Vladimir de la Cruz: en 1850, José María Castro Madriz le propuso a Gran Bretaña que Costa Rica estuviera bajo su protectorado.

Aprovechando mi relación de capacitación en la Biblioteca Nacional, decidí recurrir a varios documentos que me ayudaran a conocer más detalles sobre esta situación.

Relata la historia que, la República de Costa Rica y el Reino Unido de Gran Bretaña cuentan con relaciones diplomáticas desde el 12 de marzo de 1848.

Recién separado el país de la República Federal de Centro América, su presidente José María Castro Madriz inicia de inmediato las gestiones diplomáticas para el reconocimiento del país ante las potencias europeas, lo cual fue exitoso.

Alrededor de 1850 a raíz de las disputas fronterizas entre Costa Rica y Nicaragua, siendo Nicaragua apoyada por los Estados Unidos, Costa Rica consiguió un aliado en Gran Bretaña que, por aquella época, se encontraba en competencia contra los Estados Unidos por influencia política y comercial en Latinoamérica.

Incluso Castro Madriz envió al embajador costarricense Felipe Molina a negociar el posible ingreso de Costa Rica al Imperio británico en calidad de protectorado.

Traté de conocer más sobre el término PROTECTORADO y el resultado me asustó más, máxime conociendo que los estados protegidos eran territorios extranjeros que se regían nominalmente por gobernantes locales, pero que el Gobierno británico tomaba las decisiones perdiéndose la autonomía e independencia.

Los protectorados fueron territorios que no estaban formalmente anexados pero en los cuales, ya sea por tratado, concesión u otro medio legal, la Corona tenía autoridad política y jurisdicción en los asuntos internos y externos del territorio.

Si bien el protectorado FUE DESCARTADO por el gobierno británico de la época, al parecer para evitar una guerra con Estados Unidos, Londres sí aceptó convertirse en un aliado de Costa Rica en la disputa, interesado en el canal interoceánico que planeaba Washington. Finalmente, ambas potencias sirvieron de mediadores para la negociación limítrofe Costa Rica y Nicaragua.

Rápidamente me trasladé al Caribe, a Surinam, a la India y brinqué a la condición de estado libre asociado de Puerto Rico, y me dije que ahí los índices de desarrollo serían muy bajos y los de pobreza y otros problemas sociales muy altos.

Y para mis adentros grité: SABIA DECISIÓN.  Me acordé del refrán popular, “más vale solos que mal acompañados”.

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario