Viernes 22 de Marzo, 2019
Criterium

Discurso de agradecimiento a reconocimiento de trayectoria

Carlos Longhi Carvajal*
Jueves 29 de Noviembre, 2018

Doy gracias a Dios por haberme permitido estar aquí esta noche. Felicito a la actual Junta Directiva del Colegio de Periodistas, por haber acordado la  celebración de las vísperas del quincuagésimo aniversario de fundación de nuestra querida institución. Hará 50 años, en La Gaceta Nº 215 del 23 de setiembre de 1969, fue publicada y entró en vigencia la Ley Orgánica del Colegio de Periodistas de Costa Rica. Ese feliz cumpleaños lo estaremos celebrando - espero que con gran regocijo - el próximo 23 de setiembre de 2019.

Seguidamente me referiré a ciertos aspectos fundamentales en el proceso de creación de nuestro Colegio y de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Costa Rica. Creo que la mejor manera de hacerlo, es acudiendo a algunas citas textuales del libro POR ESFUERZO PROPIO: las memorias del ex Presidente de la República y Benemérito de la Patria don José Joaquín Trejos Fernández (1966-1970), libro del cual  fue esmerado amanuense, por disposición de la familia del ilustre mandatario, el destacado periodista Carlos Darío Angulo Zeledón. Por la excelencia de ese trabajo profesional, tanto don José Joaquín como su familia, han expresado a su autor un agradecimiento imperecedero.

Aclaro que yo fui testigo de excepción de ese proceso, durante el cual serví como Tesorero de la antigua Asociación de Periodistas de Costa Rica  (A. P. C. R.) proponente de la creación de nuestro colegio.

 

Citas textuales:

1) “Nuestro apoyo al Colegio de Periodistas”

   “La creación del Colegio de Periodistas de Costa Rica fue respaldada por la Presidencia de la República. Sobre los argumentos del proyecto de ley, los periodistas Julio Suñol, Yehudy Monestel y Carlos Darío Angulo, directores de la Asociación Nacional de Periodistas se presentaron al Despacho con el objeto de hacer entrega del proyecto de ley que creaba esa institución profesional. En la Asamblea Legislativa el proyecto fue acogido, para su trámite, por los diputados Fernando Volio Jiménez, Orlando Sotela Montagné y José Hine García.  Le dije a los periodistas que para mí sería un gran gusto sancionar esa ley en el momento respectivo - como lo haríamos un añó más tarde -, pues en la exposición de motivos, los proponentes señalaban los derroteros de una profesión de servicio para una prensa honesta que, en la historia del país, había tenido en sus filas a estadistas, escritores laureados, hombres públicos, profesores universitarios y, en general, a conductores de la vida de nuestra República en sus distintas esferas.”

(POR ESFUERZO PROPIO. Memorias J.J.Trejos F. / C.D.A.Z. Pag.400). El subrayado es de quien escribe.)

 

2) “El Colegio de Periodistas”

  “La Ley del Colegio de Periodistas  de  Costa Rica la firmé con alegría un lunes y al día siguiente recibí en el Despacho a la Junta Directiva de la Asociación de Periodistas de Costa Rica y a treinta periodistas más. Llegó el Presidente de la Asamblea Legislativa don José Luis Molina Quesada, y el periodista y diputado, don René Aguilar Vargas, quien escribía diariamente una columna  llamada “Ciudadanía” en La Nación, y otros miembros del Gobierno.

  Había sentido orgullo de costarricense al firmar la  Ley del  Colegio de Periodistas. Durante las ciento setenta semanas que llevaba de Gobierno, recibía a los periodistas dos veces por semana y prestaba especial atención a todas las manifestaciones de prensa escrita, radio y T V. Esta experiencia había suscitado en mí un respeto mayor para los periodistas del que tenía antes de ser Presidente. Me había podido dar cuenta, muy de cerca, de la sinceridad con que actuaba el informador, el comunicador, el reportero radiofónico o el de la prensa plana, y de la independencia de criterio y del acierto con que informan a la opinión pública. Por supuesto, tampoco es que habían faltado las críticas hacia nuestro gobierno. Pero la mayoría de esas críticas para el Gobierno que presidía eran expuestas con franqueza. Luego me leyeron en voz alta un pergamino de la Asociación de Periodistas, cuyo presidente era don Julio Suñol. El pliego, que lo conservo como un trofeo al respeto y a la libertad de prensa y a mi apego con la ética de la prensa, dice: “Señor Presidente, con respeto y simpatía le damos las gracias, escuetas y emocionadas. Usted nos ayudó a convertir en algo concreto lo que fue un sueño de muchísimos años de todos los periodistas del país: la fundación del Colegio de Periodistas de  Costa Rica.”

Más adelante agrega don José Joaquín: “En esta carta se haya  todo un camino para el nuevo Colegio Profesional, junto a la futura Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica. Las carreras  profesionales en periodismo, relaciones públicas y publicidad, de ahora en adelante se abrirán con amplios horizontes en nuestro país, que se engalana por su afamada historia de respeto e incentivo a la libertad de prensa. Esperaremos, del nuevo  Colegio de Periodistas, grandes comunicadores y un espléndido Código de Ética, para regular –ustedes-,  sus acciones con la moral y el respeto, y no necesitar de leyes adicionales que pudieran llegar a amordazar a la prensa. La Ley del  Colegio de Periodistas traerá gran beneficio a Costa Rica.”  (POR ESFUERZO PROPIO: memorias del ex Presidente  J.J. Trejos F. / C.D.A,Z. Pag . 455-456.

 

Agradezco el reconocimiento que hoy se me hace, el cual hago extensivo a todos los miembros fundadores del Colegio de Periodistas de Costa Rica. Porque, como queda patente en lo dicho por el ex Presidente Trejos Fernández, todos contribuimos a alcanzar este gran logro: los pocos que estamos vivos y  los que no nos acompañan físicamente en la celebración de estas vísperas pero creo que sí lo hacen  espiritualmente, y  que así lo harán el año próximo en la celebración del quincuagésimo aniversario de fundación de nuestra institución.

Es esta una ocasión propicia para recordar con agradecimiento a los miembros de la primera  Asociación de Periodistas de Costa Rica fundada el siglo pasado, en 1935. Y también para recordar, con profundo dolor, a nuestros mártires como Rogelio Fernández Güell,  cuyo nombre lleva este auditorio, Jorge Vargas Gené y Oscar Cordero Rojas, y a los caídos  en el cobarde atentado de La  Penca. Todos ellos, los primeros como ejemplares  precursores, y los segundos con el sacrificio de sus vidas o sobrellevando estoicamente el dolor de sus heridas y mutilaciones, se funden en el ineluctable engranaje de la  Historia, que sólo Dios puede descifrar, para conformar los sólidos cimientos intelectuales, jurídicos y morales del Colegio de Periodistas de Costa Rica.

Termino haciendo un recuerdo agradecido para  aquellas personas que anónimamente estuvieron siempre dispuestas a ayudarnos a satisfacer económicamente nuestras obligaciones familiares, – sin esperar nada a cambio –, antes de la creación del Colegio y del Sindicato Nacional de Periodistas, si para hacerlo resultaba  insuficiente el magro salario de reportero.

  

 

 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario