Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 563.82570.46
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Cultura


"Le hemos dado al miedo el rol de dirigir nuestra vida"

Ronald Díaz V. Primera Plana | Viernes 30 de Octubre, 2015

Paola Castro es una joven administradora de empresas y coach certificada, que acaba de publicar Libre, su primer libro de superación personal.

Se conoce como coaching al proceso de guía para ayudar a una persona a potenciar sus habilidades y descubrir un camino de vida que lo conduzca a la realización.

Castro conversó con Primera Plana sobre su experiencia personal y las ideas principales que plasma en su libro.

¿Qué la llevó al coaching?

-Desde muy joven me gustaron mucho los temas de desarrollo personal. Viví un año y medio en Brasil en donde impartí clases y allá descubrí en el coaching una forma de enseñanza.

Con la retroalimentación que se le da a la persona esta puede llevar su vida a otro nivel. Es pasar de una vida ordinaria, a una vida extraordinaria.

¿Cuáles fueron las motivaciones que la llevaron a escribir este libro?

-Mis propias experiencias y aprendizaje de vida sumadas a los cuatro años que tengo de trabajar como coach certificada.

Ya propiamente el proceso de elaboración del libro me tomó año y medio.

Durante ese tiempo me dediqué a entrevistar personas para ahondar en las razones que llevan al estancamiento de los individuos, a la falta de plenitud y claridad de quiénes son en realidad.

Me topo entonces con personas de 50, 60 años que todavía no se han hecho las preguntas existenciales de para qué soy bueno, qué quiero ser y qué quiero hacer. A veces las crisis de la vida nos llevan a preguntarnos eso.

Todo esto me animó a plasmar lo aprendido en este libro.  

¿De qué habla Libre?

-De los miedos y las resistencias ante los retos.

Todos vivimos esos miedos, todos tenemos esas resistencias, la mayoría de nosotros no explotamos nuestro mayor potencial porque tenemos muchas creencias que nos limitan y muchos traumas del pasado no sanados.

No es un camino de perfección. Es un camino de progreso y de tener la valentía de ser vulnerable.  De decirle a la gente esta es mi historia y esta es la historia de todos.

¿Cuál considera usted que es la principal barrera para el desarrollo pleno de las personas?

-En general es el miedo. Aún así, el miedo se viste de muchos colores y sabores.

En algún momento de nuestra historia recogimos esa idea de que no éramos suficientes. Lo vemos en los medios de comunicación, cuando vamos a un mall, cuando vemos una revista, siempre nos están vendiendo algo para que adelgacés, para que comprés el carro nuevo, para que tengás algo que te haga suficiente. Es una programación social y todo apunta a que no somos suficientes.

Entonces, como no soy suficientemente joven, o atlético, o adinerado o lo que usted quiera ponerle después de suficiente, entonces me voy a quedar en mi zona cómoda y tengo la excusa perfecta para no arriesgarme.

Nos comparamos muchísimo con otros.  Nos decimos: Es que ese lo pudo lograr porque a, b, c, y yo no.  Entonces como las cosas no están perfectas, como no se me dio el a,b,c, entonces voy a posponerlo. 

Esa falsa percepción es una forma de resistencia.  Le estamos creyendo a un boceto falso que se nos dio desde niños y le hemos dado al miedo el rol de dirigir nuestra vida.

Parte del propósito que tenemos en este mundo es reencontrarnos con que somos suficientes y que ya estamos completos. El camino a la plenitud es sanar esa parte mía que creyó una mentira.

Cuando uno descubre lo que quiere comienza a ejercitar la valentía

¿Cómo ayuda el coaching a lograr esa plenitud de la que habla?

-Una de las cosas más hermosas del coaching es que nadie le dice a nadie cómo vivir. Estamos muy acostumbrados a dar consejos, pero yo no doy consejos. Yo sugiero y pregunto.

Una de las preguntas más hermosas que tiene el libro es qué es lo que hace cantar tu corazón.

Entonces, primero descubro qué es lo que estoy viviendo y no quiero vivir. Por lo general vivimos la vida sin cuestionarla, simplemente la aceptamos, no la lideramos.

Cuando uno descubre lo que quiere comienza a ejercitar la valentía.

Una vez que la persona sabe lo que no está bien, sabe lo quiere y tiene la valentía para recorrer “el camino del héroe”, comienzo a tener un estilo de vida que apoye esa idea. 

¿Algún adelanto de lo que encuentra el lector en Libre?

-La primera parte del libro es el velo. Sé que algo está mal pero no sé qué es ni de dónde viene.

Hay que descubrir lo maravillosos que somos, tal cual somos y no quedarnos en la luna de miel que provoca ese descubrimiento.

Después de la luna de miel nos quedamos con la decisión de seguir construyendo, aunque haya días malos. Días en que quiero renunciar y nada tiene sentido.

Aún las cosas malas que nos suceden son parte de la historia perfecta que tenemos.

El mensaje central es que siempre es un buen momento para comenzar a crear ese camino de plenitud.

¿Qué tanto pesan las circunstancias particulares en la historia de cada individuo?

-Las circunstancias importan, claro que sí.  Pero las cosas no van a estar bien si no tomamos acción, si no pedimos ayuda. Lo que nos enferma es la resistencia a lo que nos está pasando. Lo que es, es, e ir en contra de eso es pegar con pared.

¿Cómo se empieza el cambio? Gandhi lo decía, “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Yo no hablo de felicidad ni de éxito. Hablo de plenitud, vivir toda mi experiencia humana.

¿Qué es para usted plenitud y libertad?

Honrar a la vida tal cual es. Cuando yo dejo de resistir, las cosas comienzan a suceder. Ahí está la verdadera sanación.

Una persona en paz puede trabajar para cambiar la oscuridad por luz.

También hay que honar las emociones. Mi propia tristeza y mi propia crisis hace que yo conecte con la crisis y la tristeza de otras personas.

¿Qué opina sobre los detractores de los libros de autoayuda?

Este tipo de libros es una forma de sanar y de encontrarse. Hay gente que lo encuentra en el arte, en la religión, no importa la manera.

Si alguien le gusta la pesca y en la pesca encuentra su dios y su meditación, ¡pesque! Si a alguien le gusta el arte y en el arte encuentra su sanación y puede ayudar a otros, ¡pinte!

Lo que necesitamos es más gente con una consciencia elevada, punto.



 

Agregar comentario

Comentarios