Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 561.39568.07
EUR € / USD $ 1.11
Fuente: BCCR
Primera Plana
Cultura


Para entender la crónica

Gerardo Bolaños bolanosgerardo@gmail.com | Lunes 19 de Mayo, 2014

Cuando en el 2013 el Grupo Nación dejó de publicar la revista Soho, lo lamenté mucho. No tanto por las exuberantes mujeres que engalanaban sus páginas con atributos quirúrgicos como por las excelentes crónicas periodísticas que solía publicar. 

María Montero, Luis Chaves, Carlos Cortés y muchos otros escritores/periodistas nacionales y extranjeros poblaban la revista con sus poderes narrativos. Si bien el último número de Soho fue una edición especial con algunas de las crónicas más soberbias, estoy seguro de que muchas otras muy buenas se quedaron en la morgue.

Uno de los colaboradores de Soho era el súper-premiado colega Ernesto Rivera, dolor de cabeza y de otras partes del cuerpo para los corruptos más notables de nuestra geografía. Muy atinadamente, Ernesto se asoció con el también periodista y narrador Froilán Escobar y, bajo el sello de la Fundación Educativa San Judas Tadeo, publicaron el libro Crónicas latinoamericanas; periodismo al límite, en el año 2006.

No importa que hayan pasado ocho años. Este libro es uno de esos aportes suspendidos en el tiempo que sirve para entender mejor los orígenes del género crónica y sus dimensiones regionales. Contiene un breve estudio de los autores sobre “Nuestro modo de narrar la realidad”, además de ejemplos de crónicas de 17 plumas (desde Rubén Darío, José Martí y César Vallejo, hasta Tomás Eloy Martínez, Martín Caparrós y Juan Villoro), y sendas entrevistas sobre la crónica, sus orígenes latinoamericanos y su resistencia a morir en esta época caracterizada por el menor esfuerzo lector. Los entrevistados son un triunvirato del buen escribir: Caparrós, Villoro y Josefina Licitra.

No figura en el tomo el recién desaparecido Gabriel García Márquez, para quien el periodismo era “una pasión insaciable” e indisociable de la literatura. Poco después de recibir el premio Nobel de Literatura en 1982, el escritor colombiano recopiló para la editorial La Oveja Negra sus crónicas y reportajes en un libro de colección. Cuestión de derechos de autor, nos aseguran Rivera y Escobar, sin mencionarlo a él directamente ni a otros autores que podrían haber entrado en la selección. (GBG) 

Agregar comentario

Comentarios