Viernes 19 de Octubre, 2018
Curaduría

Aprenda a montar un presupuesto

Rita Castro Vargas
Martes 9 de Octubre, 2018

Una de las partes más difíciles para un trabajador es distribuir de forma adecuada su dinero, casi todo se va en pagar deudas y se quedan de lado otras cosas, como lo es por ejemplo el ahorro o repuestos del carro o comprar los nuevos anteojos, para ello es necesario e indispensable hacer un presupuesto.

De acuerdo con Ronald Artavia, Presidente del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, éste es un plan de acciones y recursos que se formula para lograr objetivos en cierto periodo de tiempo.

“Se debe de estimar los ingresos y los gastos, esta estimación se realiza de acuerdo con la experiencia e información que se conoce de los gastos e ingresos que se tienen. Para las personas, el ingreso generalmente proviene del salario, y con menos frecuencia de intereses y trabajos extra. En el caso de las empresas, estos ingresos son por todos los bienes y servicios que ofrece y vende a los clientes e intereses de las inversiones que mantiene”, expresó Artavia.

Paso a paso

Laura Céspedes, Gerente Productos de Depósito de Scotiabank, comentó que el presupuesto le dice a su dinero a dónde tiene que ir, por lo que el primer paso es sentarse a contemplar todos los gastos que tenemos, desde el más grande hasta el más pequeño, como el pago del cuido de carro, la compra de un helado después del almuerzo, etc.

Luego, revisar el total de gastos y analizar las oportunidades de reducirlos para empezar el ahorro, eliminar los famosos gastos hormiga, así como establecer una meta de ahorro.

“Hacer un presupuesto implica contabilizar los ingresos y los gastos fijos y variables que la persona o familia tenga, tales como: electricidad, agua, alquileres, pago de crédito de casa, pago de crédito del carro, escuelas, comida, regalos, imprevistos, etc”, manifestó.

Identificar los gastos es en ocasiones lo más difícil, por lo que la experta recomienda levantar una lista de las necesidades básicas, elaborar un plan de gastos con la finalidad de respetar mes a mes los gastos proyectados, determinar las necesidades básicas para vivir y cuáles de los gastos son “deseables” pero no necesarios.

“Por ejemplo, el gasto en supermercado y comida es una necesidad básica, pero comer afuera todos los días es “deseable”, pero totalmente sustituible si llevamos el almuerzo a la oficina. Busquemos como podemos reducir gastos y dividir entre lo necesario y deseable”, explicó.

Errores

Según Artavia, algunos errores comunes que tienen las personas cuando preparan un presupuesto son:

  1. No incluir todos los gastos, esto porque no los tienen claros o porque olvidan algunos que son anuales
  2. Ser demasiado estricto en la confección porque después se hace difícil cumplir el presupuesto durante el tiempo que se programó
  3. No estar dispuesto a hacer cambios en las actividades que se realizan
  4. No incluir un monto para imprevistos, se trata de aquellos gastos que no alcanzan a ser presupuestados, ya que se presentan de manera inesperada.
  5. Sin embargo, el error más importante es olvidar el presupuesto después de realizarlo, dejando en cada día el equilibrio financiero de la persona o empresa.


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario