Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 588.41594.97
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Gobierno al Día


Especialistas insisten en mantener cuidados para evitar deshidratación y exposición solar durante la época seca

| Lunes 25 de Febrero, 2019

Especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pidieron a la población adoptar una serie de medidas preventivas, con el propósito d e reducir el riesgo que suele incrementar la aparición de deshidratación y sobreexposición al sol, por las altas temperaturas que se mantienen en el país, desde hace algunas semanas.

De acuerdo con el doctor Marco Vinicio Boza, especialista en Medicina Interna del hospital Calderón Guardia, las altas temperaturas del verano hacen que durante esta época aumenten los casos de golpes de calor (también conocidos como “insolación”) y deshidratación, que en algunas ocasiones podrían ser graves, especialmente en las poblaciones adulta mayor e infantil.

Explicó que, los golpes de calor se dan cuando la temperatura del cuerpo alcanza niveles superiores a la habitual, por lo que resulta necesario tomar ciertas precauciones para disminuir el riesgo.

En ese sentido, manifestó que es necesario mantener una hidratación adecuada e ingerir al menos litro y medio de agua, aunque no se tenga sed. Esto es especialmente importante en el caso de las personas adultas mayores, que muchas veces se olvidan de beber porque no sienten sed, por lo que recomendó permanecer pendiente de los adultos en casa e incluso, llamarles por teléfono, periódicamente, para recordarles que deben beber.

¿Cómo prevenir la deshidratación?

  • Evite la exposición prolongada a los rayos del sol, sobre todo en horas de mayor calor.
  • Si sus actividades laborales no le permiten resguardarse del sol, procure el uso de alguna gorra o sombrero que le proteja de la exposición directa.
  • Beba más líquidos de los que normalmente ingiere en otras épocas del año menos calurosas, es importante tener en cuenta que se pierden más líquidos de los que se ingieren.
  • Si se encuentra realizando algún tipo de actividad física, realice pequeñas pausas que permitan al cuerpo reducir la temperatura, aproveche las pausas también para ingerir líquidos.
  • Esté atento a la sensación de sed, pues es la manera en que el cuerpo avisa que necesita líquidos de manera inmediata.
  • Utilice vestimenta holgada y con colores claros; los colores oscuros absorben el calor y favorecerán las condiciones para padecer deshidratación.
  • Aunque se recomienda la ingesta de líquidos, deben evitarse las bebidas alcohólicas, azucaradas e infusiones calientes.
  • Incremente la frecuencia de lactancia materna en los menores.

Reconozca un golpe de calor

  • Temperatura corporal elevada, aceleración del pulso, dolor de cabeza, piel enrojecida, caliente y seca (sin sudor), mareos y náuseas son signos que pueden indicar un golpe de calor.
  • Si se observa alguno de estos síntomas se debe solicitar ayuda médica inmediata e implementar las siguientes acciones:
  • Lleve al afectado a un lugar fresco y a la sombra, y comenzar a enfriarle el cuerpo con agua para bajar la temperatura e hidrátelo correctamente.

Por su parte la doctora Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños, aseguró que es importante que en esta época, los padres tengan en cuenta que los rayos ultravioleta causan lesiones en las células de la piel que se almacenan por toda la vida, de tal manera que, se presenta un fenómeno de riesgo acumulativo de cáncer de piel que muchas veces se percibe hasta la edad adulta, pero, que ha empezado a gestarse desde la infancia, por esta razón recomienda que los niños menores de dos años, no deben ser expuestos de manera directa al sol y siempre deben portar un sombrero.

Asimismo, recordó que los niños mayores de 6 meses pueden utilizar bloqueadores solares autorizados para su edad, elaborados fundamentalmente con óxido de titanio y que son bloqueadores solares de “pantalla”, esto quiere decir que el niño está blanquito cuando el bloqueador solar se coloca.

Aseguró, además, que los bloqueadores requieren reaplicaciones frecuentes, cada dos horas, por lo que un error común es que los padres realizan una aplicación una sola vez en la mañana y después no lo vuelven a emplear el resto del día, lo que hace que unas horas después, el niño esté nuevamente en riesgo expuesto a los rayos uv.

La doctora Arguedas manifestó que en el caso de los menores de 6 meses que viven en sitios muy calientes y que van a realizar excursiones cortas a la playa u otros sitios donde puede haber cierto grado de exposición solar, pueden utilizar prendas especiales con protección contra los rayos ultravioleta.

En cuanto a la deshidratación durante la época seca aseguró que, en muchos casos, los niños no tienen el hábito de estar tomando agua de forma constante o de consumir líquidos claros durante el día, por lo que, conviene que los padres recuerden que un organismo requiere el consumo de líquidos de manera frecuente y que una forma práctica de saber si los niños están adecuadamente hidratados, es vigilar la frecuencia con que orinan y estar atentos a que esta sea de color claro y no muy concentrada.

Por otra parte, en relación con la práctica habitual de “asolear” a los recién nacidos, la especialista explicó que,  la exposición a los rayos solares constituye una práctica se utiliza aún en el ámbito pediátrico, con el propósito de evitar el riesgo de que los niños menores de 28 días, se pongan amarillos, por algunos factores particulares que hacen que la pigmentación en la piel cambie por la acumulación de una sustancia llamada bilirrubina, en ese sentido, sugirió la exposición por periodos cortos, que usualmente, comprenden entre 10 y 15 minutos y nunca en horario entre las 10a.m y las 2p.m, que es cuando existe mayor exposición por la dirección de los rayos Uv.

En cuanto a la protección de los ojos, la doctora Arguedas explicó que con la fotosensibilidad existen riesgos similares a los de la piel, por lo que hay que recordar que, si los menores están expuestos al sol, deben utilizar gorra y unos anteojos oscuros protectores.

El doctor Boza manifestó que, entre los principales síntomas de la deshidratación figuran la sensación de sed, sudoración, agotamiento, inapetencia y en los casos más severos náuseas, vómitos, descomposición, desmayo, caída de la presión arterial y trastornos de la conciencia. Para superar esta fase, lo importante es evitar la exposición al sol y recuperar líquidos de manera inmediata, en el caso de niños y adultos mayores, se recomienda el uso de suero oral para contrarrestar el proceso de deshidratación.

Adicionalmente, el doctor Boza enfatizó la importancia de implementar otras medidas dirigidas a prevenir la sobreexposición al sol que podría, también, ser habitual durante las altas temperaturas. Entre ellas figuran:

•         Evite la exposición al sol entre las 10a,m y las 4p,m.

•         Utilice prendas y accesorios que incrementen la protección contra las altas temperaturas y los rayos ultravioleta, tales como: sombrero de ala ancha, mangas y lentes oscuros.

•         Utilice bloqueador solar idealmente, con un factor de protección de 50 o superior, aplicarlo antes de salir de casa y posteriormente, cada dos horas, para garantizar la cobertura adecuada en el rostro, manos, piernas, orejas, nuca y demás partes expuestas.

•         Recuerde cuidarse de la radiación solar durante todo el año. Los rayos ultravioleta también nos afectan en los días nublados y de poca luminosidad. Tenga presente que los rayos solares se reflejan en el agua y la arena, por lo que es imprescindible contar con la protección adecuada.

Para el doctor Boza conviene también estar pendiente de las predicciones climáticas, en virtud de que constituye una medida útil que permite tomar precaución antes de salir de casa.

 

Agregar comentario

Comentarios