Primera Plana
Perfiles


Carmen Fallas Carranza: Una relacionista pública multifacética

| Miércoles 18 de Julio, 2018

Hace 30 años el nombre de Carmen Fallas Carranza resonaba en la industria de las Relaciones Públicas como una empresaria que se proyectaba en hacer crecer una de las empresas más prestigiosas en el área de la comunicación. 

Con una sonrisa en su rostro, Carmen Fallas siempre está pendiente de su trabajo y el de su equipo en la empresa de Comunicación Corporativa Ketchum (CCK), emprendimiento que ha liderado desde los años 80, bajo un pensamiento estratégico y visionario.

De piel trigueña, contextura delgada y de estatura baja, la empresaria Carmen Fallas es el motor de muchos que la rodean, sus conocidos la describen como una mujer inspiradora y formadora de cientos de profesionales en comunicación, una soñadora que se reinventa y ayuda a crea el futuro.

Doña Carmen es una profesional ocupada, sin embargo, otra de las facetas que más aprecia desde hace 32 años es su papel como profesora universitaria, una experiencia que según ella le “llena de vida” y le permite aprender de las nuevas generaciones.

Sencilla, pero de estilo moderno propio de una empresaria, doña Carmen da una imagen de mujer equilibrada y confiable, con buena educación y cultura.  Sus gustos al igual que su estilo no son complejos, le llama la atención los temas relacionados con la agricultura, la cocina, la naturaleza, el desarrollo y el liderazgo.

Aferrada a sus tradiciones y valores, le agrada la gente honesta, solidaria y perseverante, considera que una de sus mayores bendiciones es haber conocido personas extraordinarias, con valores sólidos, uno de lo más importante para ella es la generosidad.

Su inspiración

Es la menor de cinco hermanos, su familia es uno de los elementos que más la inspiran, pero es en especial su madre Amable Divina Carranza Loría, a quien describe como la persona que más admira en la vida, siempre ha sido su modelo a seguir, su carácter y sus valores son los que le llenan de fuerza para ser una mejor mujer cada día.

Otra de las personas que ha marcado la vida de esta profesional ha sido su esposo, Edgar Mata a quien admira profundamente por su trato, inteligencia y talento.  Lo llama compañero de vida, no solo por su relación sentimental sino también porque es su socio y su colega, quien en todo momento ha sabido potencializar sus capacidades.

Desafíos de una empresaria

La palabra miseria o fracaso no existe en el vocabulario de esta emprendedora, por el contrario todo lo ve como un desafío tanto en su vida profesional como personal, ella está en constante búsqueda de oportunidades.

Al tener la responsabilidad de dirigir una empresa que está presente en toda la región centroamericana, los retos son muchos, pero uno de ellos y que esta líder ha tenido que superar es la situación en Nicaragua, el conflicto ha afectado a su equipo, el recurso más importante.  Por otra parte la crisis ha provocado pérdidas económicas,  lo que hace que la situación se haga más complicada para la toma de decisiones. 

Carmen Fallas sabe que la perseverancia y el trabajo en equipo son características de una organización fuerte por lo que ahora está más cerca de sus colaboradores con el objetivo de superar cualquier circunstancia y visualizar nuevos horizontes.

Esta relacionista pública se considera estructurada, responsable y feliz, pero sobre todo agradecida con la vida, siempre trata de devolver lo mejor de sí.

Ella es ejemplo de mística y dedicación para el país que la vio nacer, Costa Rica.  Se emociona al conversar de los proyectos en los que está involucrada para beneficio de la nación desde diversos puestos en juntas directivas de ONGs, quiere hacer crecer a la sociedad que tanto le ha dado.

 

Agregar comentario

Comentarios