Tipo de CambioCompra Venta
USD $ / CR ¢ 565.08572.22
EUR € / USD $ 0.00
Fuente: BCCR
Primera Plana
Perfiles


Gilberto Lopes de Castro: “la guerra es una cosa demencial”

Rita Castro Vargas | Miércoles 22 de Mayo, 2019

 

Nació en Brasil, el trabajo de su padre lo llevó primero a Chile y luego a Costa Rica, en donde se estableció y desarrolló su carrera.

Gilberto Lopes de Castro es un hombre que pese a ser comunicador, no le gustan las cámaras. De hecho, cuando le solicitamos fotografías para esta entrevista nos dijo: “no tengo fotos, nunca las he tomado ni guardado, seguramente las encontrarás en internet, ahí hay cosas que ni uno mismo sabe”.

Lopes nació en Río de Janeiro en 1948. Muy joven abandonó su natal Brasil para enrumbarse con su familia a Chile y en 1976 llegó a nuestro país, ya que su progenitor fue nombrado director del Centro Latinoamericano de Demografía.

“Completé mis estudios en Historia y Periodismo, luego hice una maestría en Ciencias Políticas y estoy terminando un doctorado. Pero, sobre todo, desarrollé mi carrera de periodista, que todavía no ha terminado”, expresó.

 

Carrera

Ingresó al Semanario Universidad, periódico que también daba sus primeros pasos. Se especializó en las fuentes internacionales, en especial la crisis centroamericana. La rebelión sandinista contra el régimen de Somoza fue determinante para su carrera y para muchos periodistas de su generación en Centroamérica.

Comentó que las agencias internacionales reforzaron su cobertura en la región y se incorporó al trabajo en la France Press. Asegura que el interés en lo que pasaba en la región era muy grande y colaboró con otros medios de primera línea en el periodismo internacional, como la BBC.

“Mi primera salida del país para una cobertura internacional fue a la Nicaragua en conflicto. Era una enorme oportunidad, pero también un enorme desafío, los ojos del mundo estaban puestos en la región, tenía muy claro que entonces o me hacía periodista de verdad, o moría en el intento, lo cierto es que acabaron pasando casi las dos cosas”, recordó.

Toda su vida laboral está ligado al Semanario Universidad, ha estado en casi todas sus etapas. Asegura que la independencia del medio fue clave para tratar la intervención

norteamericana en la guerra de Nicaragua, también lo fue en el debate sobre temas como las políticas de privatización y en la discusión del tratado de libre comercio.

 

La Penca

El 30 de mayo de 1984 marca un antes y un después en la vida de Lopes.

Ese día y con el conflicto en Nicaragua en un punto álgido, un grupo de periodistas fue convocado para una reunión con el comandante Edén Pastora Gómez, quien lideraba uno de los frentes de la contrarrevolución contra el régimen sandinista.

El grupo partió de San José y fue llevado hasta un lugar conocido como La Penca, ubicado en la frontera con Nicaragua y en medio de una improvisada conferencia de prensa, estalló una bomba, la cual según informaciones, iba dirigida a Pastora. En ese atentado murieron la periodista Linda Frazier, del Tico Times, Jorge Quirós Piedra y Evelio Sequeira Jiménez, camarógrafo y asistente de Notiseis; Lopes fue uno de los heridos.

“El atentado deja, en primer lugar, la tristeza y la rabia por el asesinato de profesionales y amigos, por las secuelas permanentes que aun sufren otros, yo tuve la suerte de no tenerlas.

No salí ileso, salí quemado, estuve en Cuidados Intensivos en el Hospital México, pero no quedé con secuelas permanentes. La guerra es una cosa demencial, una tragedia, el que no lo entienda es un cínico o un ignorante, probablemente las dos cosas, pero el mundo ha vivido de eso, se ha construido así. Y el periodismo también vive de eso, de las emociones humanas, y de los grandes intereses, que se expresan en la guerra”, expresó.

La carrera del comunicador ha estado ligada a los conflictos bélicos, estuvo muy involucrado en la guerra que se desató en El Salvador: las masacres, El Mozote, el asesinato de periodistas, la muerte violenta todos los días, todo eso lo dejó escrito en un libro que se publicó en 1984 titulado “Reportaje en El Salvador”.

 

Nuevas generaciones

Considera que la principal debilidad del periodismo está en la naturaleza misma del orden social y político que vivimos. No se puede hacer periodismo fuera del mundo político y social.

“No se puede dejar de mencionar ese mundo digital que ha transformado la naturaleza y los mecanismos de producción y distribución de la información. Pero esa posibilidad de que todo el mundo opine ha puesto también en evidencia la importancia del papel de los profesionales en la información”, aseguró.

 

Agregar comentario

Comentarios

Videos

China celebró su 70 aniversario