Domingo 22 de Julio, 2018
Trazos

Un lugar para el arte contemporáneo y el sentido social

Linda Torres Jiménez
Miércoles 4 de Julio, 2018

Parte del complejo de la antigua Fábrica Nacional de Licores (Fanal), se convirtió hace 24 años en un espacio para potenciar la investigación del arte y el diseño contemporáneo.  

Fue en 1994 cuando nació el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), que a la fecha es la organización encargada además de la investigación, de la difusión, conservación, exposición y estímulo de las artes visuales nacionales e internacionales. 

Desde su fundación el MADC ha realizado una gran cantidad de muestras individuales y colectivas de artistas nacionales e internacionales, y uno de sus principales objetivos es exponer visiones artísticas y curatoriales relacionadas con problemas estéticos, culturales y sociales que afectan a la región centroamericana y al resto del mundo.

Espacio para la realidad  

Prueba de la visibilidad de las tendencias más recientes, dinámicas del arte y el diseño contemporáneo unido al sentido social de América Central es la demostración de Ciclo C, del artista salvadoreño Orlando Villatoro, en El Tanque, Laboratorio de Ideas del MADC.  

En esta presentación, Villatoro implementa la tecnología por medio de códigos QR o Quick Response Codes, que contienen información en una matriz de puntos. La matriz se lee en un dispositivo móvil por medio de una aplicación (lector de QR) con el objetivo de enviar a un vínculo específico. 

El artista logra transmitir la cruda realidad de El Salvador, donde diversas cámaras colocadas en algunas ciudades están en tiempo real mostrando los problemas sociales, la inseguridad y el crimen que enfrenta el país.  Estas imágenes se reproducen al escanear cada grupo de semillas naturales y dibujos precolombinos en formas de códigos QR, como se muestra en la siguiente fotografía.

imagen de QR hechos con semillas

Primera Plana visitó el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo donde conversó con los turistas, amantes del arte y la creatividad, uno de ellos fue Daniel Wiest, quien se sintió muy emocionado por hacer uso de la tecnología en su visita.

“Es interesante transmitir una idea por medio del arte, pero es mucho más impactante lograrlo por medio de semillas y tecnología, el artista realmente es un genio”, comentó Wiest.

Además de sus funciones, el museo promueve la realización de concursos y muestras de videocreación, arte digital y la promoción de artistas emergentes que contribuyen a visibilizar y dar legitimidad a las tendencias más novedosas dentro del arte y el diseño contemporáneos en la región centroamericana.

Según comentó Daniel Soto Morúa, curador del MADC, el museo se preocupa por captar las diferentes generaciones de artistas.

“Tenemos mapeados a artistas contemporáneos tanto en Costa Rica como en Centroamérica, los tomamos en cuenta a partir de su obra y también por la franja generacional.  Los artistas que ya tienen un recorrido son los mayores, a estos se les invita a exponer, mientras que a los artistas más jóvenes que apenas se están formando en su carrera, les abrimos exposiciones colectivas o espacios por convocatorias”, agregó Soto. 

Las exposiciones cambian de manera constante, la de mayor duración es de seis meses.  Recientemente se inauguró la sala 1.1., donde cada mes se realizan exhibiciones de diseño, obras en pequeño formato y de artistas emergentes.

La Colección Permanente del MADC cuenta con el patrimonio de arte contemporáneo, de alrededor de 700 obras de reconocidos artistas costarricenses e internacionales, que incluye variadas técnicas y lenguajes, desde  pintura, grabado, dibujo y  escultura, hasta fotografía, instalación, objeto intervenido y video, entre otras. 


Agregar Nuevo Comentario:

Nombre
Email
Comentario