slot hoki asia slot deposit pulsa tanpa potongan slot gacor88 slot bonus new member 100 di awal slot pulsa judi bola depo 25 bonus 25 slot gacor88 link slot gacor slot qris slot gacor slot 4d slot gacor slot gacor slot88 judi bola jiwaplay jiwaplay demo pgsoft deposit pulsa tanpa potongan unoplay indobola slot resmi vegasbet slot deposit qris
Periodistas escritores: llevando la pluma más allá de la redacción
Primera Plana
Actualidad


Periodistas escritores: llevando la pluma más allá de la redacción

Rita Castro Vargas | Viernes 10 de Agosto, 2018

El mundo ha disfrutado del talento y la creatividad de personas que en sus inicios profesionales comenzaron como periodistas y luego se convirtieron en aclamados  escritores. Gabriel García Márquez es uno de los referentes por excelencia a nivel latinoamericano, que pasó de periodista escritor, primero como reportero en el periódico El Universal y luego como columnista en El Heraldo, ambos periódicos colombianos.

Costa Rica no escapa a esa realidad y en nuestro colegio tenemos destacados escritores, como es el caso de José Francisco Aguilar Bulgarelli, quien tiene a su haber 25 libros, entre ellos Variopinto, Costa Rica y sus Hechos Políticos de 1948 (problemática de una década), La Esclavitud Negra en Costa Rica y A las Puertas del Infierno (novela).

En el caso de Enrique Villalobos, Expresidente del Colper, escribió la primera novela del género policiaco en Costa Rica titulada “Huellas de ceniza” (1993), donde un padre contrata a un investigador privado para aclarar la desaparición de su hija. Parte de su bibliografía está enfocada en el periodismo y el derecho, ya que Villalobos también es abogado.

Por su parte Marlene Ramírez Berrocal, quien además es docente, se une a esta lista con obras con denuncia social, por ejemplo Pedazos del alma, que es poesía biográfica sobre violencia doméstica; La casa de mi madre, poesía sobre abuso infantil; en el género de crónica escribió “Al otro lado de la línea”.

Otros títulos

En el Rincón del Libro, espacio en donde se venden libros escritos por periodistas colegiados,  que se ubica en la recepción del Colper, podemos encontrar más nombres de colegas, como Juan Ramón Rojas quien escribió Desertor, Este laberinto gris y Los últimos días, novela que se desarrolla entre 1978 y 1982, durante la guerra que terminó con la caída de la dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua.

Otto Vargas Masís contribuye con “El Psicópata: los expedientes desclasificados”, un informe detallado del peor homicida en la historia del país, el cual acabó con la vida de 19 personas, además recoge testimonios de ex investigadores judiciales.

Se unen también a esta lista Allan Trigueros, Presidente del Colper, con su novela “Señor Alcalde: utopía de un político”; Marilyn Batista Márquez con Cuentos de Petra; José Ricardo Carballo con “Lectura bajo su propio riesgo”. 

Más allá de los periódicos

Otto Vargas Masís manifestó que siempre le llamó la atención saber que grandes casos se perdían de la memoria nacional a falta de obras, recordemos que durante muchos años fue periodista de sucesos en Grupo Nación.

“En Colombia, por ejemplo, cuando trasciende un caso grande, a la vuelta de un año ya están en la calle dos o tres obras de enorme calidad, patrocinadas incluso por medios de comunicación. En Costa Rica no existe esa cultura”, anotó.

En el 2001 participó en la redacción de un manual de periodismo (El quehacer periodístico, editorial Castro Madriz), fue en 2009 que dio el primer paso en esa dirección.  

Junto a su amigo, el también periodista José Alberto Gatgens, publicó "La hora del compadre", una novela sobre el homicidio de Parmenio Medina Pérez;  la falta de apoyo editorial hizo que lo publicaran por su cuenta, a nivel comercial fue un éxito ya que vendieron toda la edición en menos de seis meses.  

En 2016 regresó con la crónica periodística: El Psicópata, los expedientes desclasificados: “el espíritu de la obra era hacer un consolidado del caso, pues en su momento los medios ofrecimos realidades fragmentadas.  Para darle novedad, pedí al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) la desclasificación de los expedientes en vista de la prescripción.  El libro ya lleva dos reimpresiones. Era un caso que no debía desaparecer de la memoria nacional, pues el país tiene una deuda perenne con los familiares de 19 víctimas”, expresó Vargas.

Ya escribió su segunda novela, la cual está en manos de dos lectores y está a la espera del veredicto final, de igual forma está en camino su siguiente libro de crónicas.

Considera que nuestro país le ha restado valor a los escritores nacionales: “en Costa Rica se lee mucho.  Basta con visitar una librería para darse cuenta de eso.  Lo más importante es tener un buen tema y saber promocionarlo. En esto último se ha fallado.  Es el único lunar que encuentro en el negocio. Los escritores tienen muchos espacios para hablar de sus obras”, acotó.

Agregar comentario

Comentarios