Primera Plana
Contorno


Capacitación sindical base para entender los nuevos tiempos

Rita Castro Vargas | Miércoles 23 de Junio, 2021

La necesidad de formación y no olvidar la defensa de clase trabajadora, son dos de las recomendaciones que brindaron Mauricio Ramírez, máster internacionalista en Cultura y desarrollo de la Universidad de Costa Rica y Carlos Molina, Director del Instituto Centroamericano de Estudios Sociales (ICAES), quienes estuvieron presentes en el foro “Sindicalismo y gobernanza”, organizado por el Sindicato Nacional de Periodistas (SNP). El foro fue moderado por Rosa Argüello, Secretaria de Asuntos Laborales del SNP.

Mauricio Ramírez habló del concepto de resiliencia, que en palabras simples es reponerse a los momentos críticos, preguntó si hoy nos podemos dar el lujo de pensar como antes, hacer las cosas como antes, o si estamos un punto de no retorno para hacerlas diferentes.

Asegura que la resiliencia se queda corta, y la histéresis nos habla de estados irreversibles, la gran disyuntiva es sobrevivir o extinguirnos: “no podemos seguirnos peleando por detalles entre sectores sino estamos viendo cuál es el gran derrotero, una cosa lleva a la otra, todos los problemas se van concatenando.  La era digital nos lleva a otro escenario, tenemos crisis de gobernabilidad. La sociedad va evolucionando, se van creando nuevos sectores o grupos sociales, antiguos sectores generaban opinión y la transformaban en voluntades colectivas, ahora hay profesionales liberales, directores de plataforma, deportistas, etc., eso hace que se vaya minando la credibilidad, además que hay instituciones públicas que se quedaron en el tiempo”, expresó Ramírez.

Señaló que las nuevas sociedades hablan de sostenibilidad, del ser humano, persona y ambiente, de la información, conocimiento y saberes, miran el rumbo del país, trabajan y generan conocimientos, por eso se necesita un sindicato actualizado, cambiar la forma de relacionarse con el público, convertirse en aliados estratégicos en el desarrollo, deben estar al día y trabajando en conjunto con gobierno e instituciones para dar capacitaciones constantes para estos nuevos actores.

Incluso, habló de un liderazgo compartido entre sector público y privado, que el sindicato debe ser cercano al sector productivo, a las personas, expresó que parte del problema en Costa Rica es que cada uno “jala” para su lado, y que la lógica, que nos hace enemigos, debemos dejarla de lado.

Carlos Molina, aseguró que un sindicalismo que no se capacita tiende a la muerte, la formación es un elemento estratégico, recordó que esta figura nace como un instrumento que los trabajadores encontraron para poder defender los derechos fundamentales en el mundo laboral.

“El sindicalismo no puede caer en la trampa de papeles que no le corresponden: no es un partido político, iglesia, ejército o gobierno, el sentido radica en entender la lucha en pro de los derechos de las personas trabajadoras, una organización sindical no puede sentirse divorciada de lo que pasa en su país, pero tiene que hacerlo desde el sentido clasista y es ese”, recalcó Molina.

Manifestó que el sindicalismo representa una de las fuerzas sociales vivas que goza del estado de Derecho, es ahí donde desde su personalidad clasista ejerce su acción social y deber ser un contrapeso frente a los otros actores, debe poner sobre el escenario, aquellos temas que son de interés de la clase trabajadora.

 

Agregar comentario

Comentarios