Primera Plana
Curaduría


¡Hágalo! El arte de comunicar bien

David Castillo Robinson* | Miércoles 5 de Mayo, 2021

¿Un vocero nace o se hace? En mi criterio el buen vocero se hace.

Si bien es cierto la habilidad de comunicarse es innata en algunas personas, el buen vocero debe formarse, tener claros sus mensajes clave y saber precisar cuando así las situaciones lo ameriten.

Ser vocero requiere entrenarse en habilidades y destrezas de comunicación pues su accionar puede hundir o llevar a la gloria a una organización. No es para nada desestimable estar sometido al escrutinio de la opinión pública, eso conlleva esfuerzos adicionales y requiere de mucha inteligencia emocional.

Ser vocero no se aprende en un curso de oratoria, mucho menos con más conocimiento y un alto nivel cultural. Tampoco con un profundo conocimiento de la empresa. Eso sin duda importa, pero se requiere más, mucho más.

Entonces, ¿qué se requiere?

  • Debe ser convincente.
  • Al momento de expresarse, la forma incluye todas las manifestaciones de comunicación no verbal, la seguridad de la voz, la mirada directa y la firmeza en el movimiento de las manos como elementos útiles.
  • En cuanto al fondo, el vocero está obligado a saber muy bien qué decir, a establecer las estrategias discursivas pertinentes, a seleccionar las palabras precisas y ha de estar preparado para asimilar el impacto de cualquier pregunta o confrontación.
  • Un buen vocero debe poseer liderazgo, carisma, responsabilidad, capacidad de enfrentar situaciones adversas, buen sentido del humor (cuando la situación lo amerite), debe ser coherente (capaz de repetir su historia tantas veces sea necesario sin contradecirse, para imponer su discurso), capacidad de responder inquietudes entregando un mensaje específico y, la más importante de todas: tener criterio.

 

Adicionalmente, el vocero debe saber manejar los temas sensibles y claridad en las políticas de comunicación corporativa.

La comunicación hoy es clave, todas las organizaciones se enfrentan a múltiples audiencias en diversas plataformas. Por ello, contar con un vocero que conozca el cómo, el cuándo y el por qué comunicar es esencial para posicionar a las organizaciones y consolidar la reputación.

*Periodista, capacitador en temas de vocería

Agregar comentario

Comentarios